Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Villa de Médicis en Roma


A lo largo de la avenida que de Trinita dei Monti conduce al Pincio hay la entrada de una de las más hermosas villas renacentistas de Roma: Villa de Médicis. La vista desde sus jardines es única, pero ese ya sabían los antiguos romanos que aquì construieron sus villas urbanas.
Plutarco dice que Lucio Licinio Lúculo "abandonado los asuntos públicos y porque estaban fuera de control y corrupto, o, como algunos afirman, porque él había llegado a la cima de la gloria y se sentían con derecho a acostarse en una vida de comodidad y lujo" ; en la colina con vistas al Campo de Marte, Lúculo construyó una hermosa villa urbana, conocido como Hortis Lucullianis, que los antiguos consideraban una de las moradas de los dioses.

El edificio y los hortis ocuparon la laderas de la colina con una serie de terrazas , unidas por escaleras monumentales. La terraza superior se alcanzaba por una grada trasversal en dos rampas y fue decorada con una grande y bella exedra, subida por un edificio circular simil a un templo, en lo propio donde ahora se halla el mirador de Villa Medici.
La villa de Lúculo era tan hermosa que la emperatriz Mesalina la querià y para ella hizo condenar a muerte el nuevo propietario , pero la villa no le trajo suerte : Mesalina, sólo veinte años de edad, fue asesinada por orden de Claudio proprio en los Hortis Lucullianis.

La villa fue patrimonio imperial hasta el siglo V cuando fue vendida a la familia Pincii, quienes dieron el nombre con el que se conoce hoy la zona; la villa parece haber servido como residencia para el general Belisario y incluso el emperador Honorio en 403-404 cuando vino a Roma para celebrar su triunfo sobre los Visigodos.
Después del siglo sexto, la villa cayó en mal estado y, de hecho, en 1564 el cardenal Ricci de Montepulciano compró un viñedo que sólo había un pequeño edificio utilizado para campamentos de verano. El Cardenal empezò a transformar la quinta de recreo en una residencia y llamò al trabajo muchos artistas y entre otros parece haber cooperado Miguel Ángel. Los nietos que heredieron la villa continuaron en el renovado y embellecido haciendo tambièn una entrada monumental en la Via di Porta Pinciana y la construcción de la subida de San Sebastianello después de haber comprado dos viñedos cercanos.

En 1576 la propiedad fue adquirida por el cardenal Ferdinando de Médicis, quien encomendó otros trabajos decorativos a Bartolomeo Ammannati. El joven Cardenal en la villa comenzó a coleccionar obras maestras del arte romano que compró de las excavaciones para las fábricas en el Campo de Marte, ademàs se añadieron las estatuas y bajorrelieves que surgieron durante las obras de ampliación de la villa. Las piezas más importantes se colocaron en un Antiquarium, sin embargo, otros se pusieron en frente de la villa, mientras que las ruinas fueron simplemente cubiertos con tierra como el templo dedicado a la “Fortuna” que se encuentra en la zona del jardín sistematizado en "silva" en el lado norte hacia las Murallas Aurellanas, o colocados en la decoración del jardín, como el grupo de Niobe - probablemente parte del frontón del templo de Apolo Sosiano en el Foro Boario -. De esta exposición fueron parte seguramente estatuas hoy en la ”Loggia dei Lanzi” en Florencia, la Venus de Médicis y la crátera ática en los Uffizi; fue Ferdinando de Medici cuando tuvo que volver a Florencia para convertirse en Gran Duque de Toscana, que trajo con él muchas de las obras de arte que se mantuvieron en la villa.
La villa pasó a su sobrino Alejandro de Médicis, que también era un cardenal, que se convirtió en el Papa León X. Se quedó allí, entre otros , María de Médicis ( reina de Francia siendo segunda esposa de Enrique IV ) , el gran pintor español Diego Velázquez y Galileo Galilei, que vivió allí durante el tiempo de su juicio ...



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 24/07/2015)