Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Las vidrieras Liberty de Mastro Picchio


En la Plaza del Pozo de las Cornejas en Trastiber , tenía su tienda César Picchiarini, por sus amigos y luego por todo el mundo llamado Mastro Picchio. Nació en Roma en 1871 y los 15 años empezò a trabajar en la fábrica de vidrio de su padre Sixto, quien heredó en 1899. En las primeras décadas del 900 revolucionó el arte de las vidrieras , dejando verdaderas joyas de Liberty en toda la ciudad y un gran legado de "saber hacer" que todavia se encuentra en los talleres de los maestros vidrieros de Roma.

En la antigua Roma desde el I siglo d.C. y hasta el siglo VI el arte de la fabricación del vidrio había alcanzado niveles extremos de refinamiento; en el siglo IV estaba difusa una técnica llamada del vidrio diatreto, es decir un vidrio entallado donde a partir de un jarrón soplado muy espeso y eliminando partes superfluas se iba creando un reticulo encionado a las paredes adelgazadas, asì che se formaba un dibujo como en la Copa de Licurgo.
Pero la decadencia de Roma también significó la decadencia de las artes y de los oficios y si para la arquitectura , la pintura y la escultura se hacieron mèrito los papas del Renacimiento romano, por las artes menores como la del vidrio se tuvo que esperar.
En Roma, a finales del siglo XIX, no exsistìa un arte del vidrio, las pocas tiendas producian objetos cotidianos como vasos, botellas y “fojette”, los envases de medio litro de vino típicos de las hosterias romanas que el pintor danés Marstrand ha retratado en la mesa del cuadro "Hosteria romana" (1847 ).

Fue después de que Roma se convirtió en la capital de Italia, que se hubo casi un despertar de la ciudad, ahora habitada por unos ricos mecenas burgueses y estimulada por las corrientes de pensamiento que favorecían a las nuevas formas de expresión y , en particular, la arquitectura de Art Nouveau que en Roma se llamò Liberty.

Picchiarini trajo algo nuevo y al contrario rehusaba el manierismo Liberty de algunos artesanos y artistas de la que declaró en su diario “Entre el vidrio y los diamantes, notas de vida, de artesanía y del arte”:  "En los años 1904-1905-1906, en la decoración azotaba el estilo Liberty y aquí en el que constaba: tema tomado un desafortunadas iris, todos los laboratorios industriales, desde el tapicero sino al orfebre, se creian autorizados, para llevar a cabo a la desafortunada flor las más ridículas acrobacias”.

En el taller de Mastro Picchio se reunieron jóvenes arquitectos y decoradores y por primero Paulo Paschetto conocido decorador de paredes, que fue fascinado por las creaciones de luz del viedro y hizo hacer por Mastro Picchio, de acuerdo con la técnica propuesta por él, las viedradas del Templo Valdese en Calle del Teatro Valle. Pronto el taller del Mastro Picchio trabajònpor otras artistas incluso Cambellotti, Vittorio Grassi y Umberto Bottazzi.
En la técnica Picchiarini fue absolutamente innovador, sus vidrieras no eran obtenidas con la coloración del vidrio pero con una hábil manipulación de la masa para tener diferentes gradaciones de tonos y dar lugar a perfiles de plomo, que mantenian unidos los pedazos de vidrio, y hacian los diseñadores seguros de la expresión gráfica correcta de la línea modernista.
De la colaboración con estos artistas nacieron obras maestras de Liberty como las viedradas de la Casa de los Búhos de Villa Torlonia y la Vidriera de los Pavos Reales de diseño de Umberto Bottazzi.
Se encuentra en la Sala de las Golondrinas, la otra hermosa vidriada de la imagen a lado che fue diseñada por Duilio Cambellotti, y se reanudaba el motivo de las golondrinas en el nido pintado en las esquinas de la habitación. Pero en la Casa de los Búhos hay otras vidrieras hermosas incluyendo aquellos con los búhos que dieron su nombre a la “Casina”.

Mastro Picchio colaboró ​​con otro maestro vidriero, Giulio Cesare Giuliani ; con él y los artistas de la revista La Casa - un precursor de las revistas de design - en 1912 y en 1921 organizó dos exposiciones para dar a conocer el arte de las vidrieras; en la exposición de 1912 presentó su vidriada blanca, la única por la que Mastro Picchio tuvo en cargo también el dibujo.
En 1924, inauguró la Escuela de Vidrio Artístico en San Miguel a Ripa que dirigió hasta 1928, cuando comenzaron sus problemas médicos que le llevaron, a finales de 1929, fuera del negocio y entregar el taller a su antiguo colaborador, Giulio Cesare Giuliani y dejar la gestión de la escuela a sus alumnos Romeo Guarnieri Romeo y Carlo D' Alessandri.





de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 26/08/2015)