Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Venus Obsequens y Venus Erycina

Venus Obsequens y Venus Erycina

En 295 a.C. el edil curul Quinto Fabio Gurges erigió un templo a Venus Obsequens (u "obediente", respetuoso de las reglas) cerca del Circo Máximo ; para construir el Templo, el edil utilizó las multas que había hecho pagar a las numerosas matronas adinarosas que, participando en las fiestas de Vinalia Rustica del 19 de agosto, habían cometido estupro o relaciones sexuales ilícitas.
En las Vinalia Rustica se celebrababan ritos que propiciaban una buena cosecha, era una fiesta dedicada a Júpiter pero también se celebraba a Venus porque los ritos exigían el uso del vino, el venenum que era la bebida de los dioses; el venenum era la poción mágica que contenía el venus, la quintaesencia del actrativo encantador de Venus.
El poder venusiano del vino no era medible según los romanos, se podía necesitar una copa o incluso unas gotas podrían ser suficientes para propiciar a los dioses, porque el vino era una bebida ritual y el uso diario solo podía hacerse diluyéndolo con agua. Las matronas no habían podido contenerse y por ese fueron juzgadas y condenadas, aunque fuera una sentencia leve considerando que aún en el siglo VII a.C. a las mujeres se les prohibía beber vino y si sus maridos las sorprendían bebiéndolo, podían infligirle un castigo justo.
Quinto Fabio Gurges al culto de Venus llena de gracia, con el producto de las multas pagadas por las matronas, hizo construir el Templum Venus Obsequens ad Circum Maximum y un servitium conectado al templo que era el lugar donde se realizaba la prostitución sagrada.
Del Templo del siglo III no quedan huellas, mientras que se conoce otro Templo dedicado a Venus Obsequens, construido cuando se fundó Posidonia (actual área de S. Venera); aquí el templo era frecuentado tanto por las Matronae como por las Veneriae (prostitutas) que utilizaban diferentes espacios para sus ritos, esquivando cualquier contaminación.
Cuando durante la Segunda Guerra Púnica Quintus Fabius Maximus pidió la protección de Venus que tenía un santuario en Erice, prometió que le dedicaría un templo en Roma y en el 215 a. C. en el Capitolio se dedicó un templo a Venus Erycina.
Treinta años después Lucio Porcio Licinio pidió la protección de Venus en la guerra contra los ligures y en el 181 a.C. y asì, tras la victoria, se construyó un segundo templo dedicado a Venus Erycina, pero esta vez fuera de las murallas.
El Templo estaba rodeado por un pórtico y aquí se practicaba la prostitución sagrada, pero en Roma se perdieron muchas de las connotaciones que tenía la costumbre en el rito griego original que, probablemente, se convirtió solo en una ofrenda del propio cuerpo para la diosa y la ganancia fue para el templo. Este tipo de ofrenda en Roma fue hecha solo por las prostitutas.
Venus Ericina de Porta Collina era la patrona de las prostitutas y su Templo estaba afuera de las murallas de Roma para que las adolescentes y las mujeres casadas no se enfrenten, en la ciudad, a las pasiones que despierta Venus (Vitr., 1.7.1 ).
El Templo de Venus Ericina se dedicó el 23 de abril, día en que se celebraban las Vinalia Priora y se consagraba el vino nuevo, que expresaba la fecundidad de Venus, a Júpiter. En ese día las professae (prostitutas registradas) fueron al templo que casi con certeza también albergaba hieródulas, herederas de las antiguas sacerdotisas que practicaban la prostitución sagrada.
Los historiadores creen que el templo estaba ubicado en el área entre la actual Via XX Settembre, Via Piave y Corso d'Italia; en esta zona se encontraron el Acrolito Ludovisi y el Trono Ludovisi a finales del siglo XIX.
Las características del Acrolito nos han llevado a pensar que era la imagen de Venus que fue traída a Roma desde Sicilia, sin embargo lo más probable es que ambas procedieran del Santuario de Perséfone en Locri.
En el llamado Trono Ludovisi, el bajorrelieve central representa el nacimiento de Venus, mientras que las dos figuras a los lados representan los dos tipos de mujeres dedicadas al culto de Venus, simbolizando el amor sagrado y el amor profano.



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 10/11/2020)