Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Venalicia, los mercados de esclavos

Venalicia, los mercados de esclavos

La riqueza de Roma nacìa de los recursos de los territorios que conquistaba y de la organización de su explotación y entre todos los recursos que hizo suyos el mayor fue el de los cientos de miles hombres que trabajaban en las domus, granjas, minas y pistrinas de todo el imperio a veces solo para sobrevivir y otras veces conquistando enormes riquezas y poder: los servi ad vendendum es decir los esclavos.
La trata de esclavos era una verdadera empresa comercial regida por reglas y a la que se aplicaba un impuesto llamado venalicium, así como los traficantes de esclavos eran una clase particular de mercatores, los venalicii, muy distintos de todos los demás.
La gran afluencia de esclavos a Roma se produjo a partir del siglo III-II antes de Cristo, después de las conquistas territoriales en Asia y África del Norte. Para la gestión de este recurso humano se formalizaron usos y reglas propias de este comercio particular. En la isla de Delos nació un gran mercado que se puede definir como de "encaminamiento", donde se vendían 10.000 esclavos cada día. En la isla también habían alojamiento para hombres, mujeres y niños esperando a ser comprados por los venalicii que los embarcarían en barcos y los llevarían a las ciudades donde se realizaban las ventas; las ciudades más importantes para este mercado fueron Capua y Roma.
Los esclavos que llegaban a Roma eran alojados en almacenes a la espera de que se llevara a cabo la auctio venaliciaria, una auténtica subasta para la que también se hacía publicidad mediante la colocación, donde estaba permitido, de tabulae o libellus o álbum en el que se indicaba el día, el hora y lugar donde se realizaría la venta.
Para el éxito de la venta era necesario que las auctiones se llevaran a cabo en una zona céntrica, con mucho paso y en todo caso lo suficientemente cerca de las tabernas donde se guardaban los esclavos y además debía ser fácilmente supervisada para comprobar posibles intentos de huida.
En la zona elegida, si no existía ya una plataforma en la que exhibir la mercadería, se construyó una plataforma elevada de madera para que todos pudieran ver a los esclavos. En Roma en la época republicana, se eligió el Atrium para este mercado, este fue un área descubierta rodeada por un pórtico que estaba ubicado en la silla entre el Capitolio y el Quirinal.
La confirmación de que la subasta de esclavos se llevó a cabo en el Atrium Publicum proviene de una de las leyendas míticas de Roma: la historia de Virginia. De ella se enamoró el decemvir Appius Claudius y quien ante los desmentidos de Virginia planea declarrla come hija de una esclava para poderla comprar. El trágico final de la historia cuenta que el padre de Virginia, un centurión comprometido en el asedio de Suessa Pometia, regresó a Roma e incapaz de oponerse a un hombre poderoso, él mismo mató a su hija para salvarla de la arrogancia del patricio. Toda la historia transcurre, según la cuenta de Titus Livius (Ab Urbe condita III, 44-48), entre el Atrio donde se realizaba el mercado de esclavos y el Sacellum de Venus Cloacina donde Lucio Virginio mató a su hija.
El Atrium - que luego se convertirá en un complejo más impresionante con dos bibliotecas y probablemente una basílica - fue elegido como ubicación del mercado de esclavos por su centralidad, porque a través del Vicus Jugarius estaba conectado al desembarco del Tíber, por las numerosas tabernae que se encontraban en el camino frecuentadas por posibles clientes y porque estaba cerca del archivo de censores donde debían registrarse las ventas.
Pero las auctiones también se llevaron a cabo en otros lugares, incluido el Capitolio, tanto es así que hubo salas donde se realizaron las ventas y hay información sobre un venalicium Memmi que, en la primera mitad del siglo I. d.C., estaba ubicada cerca del Clivus Capitolinus y de la zona de Velabro donde los historiadores colocan un mercado de esclavos griegos, el statarion Graecorum - deformado en el nombre Greco stadium -, un área sobre una plataforma a la que se subía con una escalera y según lo informado sobre la Forma Urbis se ubicaba entre el lado sur de la Basílica Julia y el Vicus Jugarius ...



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 23/11/2020)