Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Valcas del rio Almón

Valcas del rio Almón

El río sagrado de Roma era el Almón que vertía sus aguas en el Tíber después de haber lamido las estribaciones del Aventino y justo en la confluencia de los dos ríos, cada año ocurría la ceremonia de la lavatio de la estatua de la Magna Mater.
Con el declive del Imperio Romano la zona sufrió un cambio drástico y si la riqueza de manantiales y resortes la habían convertido en el lugar de Ninfei et Ambulationes, en el siglo XI se convirtió en el lugar ubi fullones candificant pannos cum tribus molendinis qui ibidem sunt. Por lo tanto, había moles de piedra que se usaban en las fullonicas para limpiar la ropa de lana.
Esta transformación del sitio se produjo pora la gran abundancia de agua en el río y la gran demanda de estos paños por parte de los habitantes de Roma, cuyo número durante la Edad Media creció por al aumento de las congregaciones religiosas. También aumentó el número de ocupados en el procesamiento de lana y las Corporaciones de "lanari" y fue necesario que se regulara su actividad.
Muchas de estas fábricas fueron construidas en el curso del Almón y fueron llamadas "valcas" porque explotaban el movimiento natural del agua para lavar la lana. El término valca deriva del lenguaje longobardo en el que “walkan” significa rodar en referencia al movimiento de los rodillos utilizados para limpiar la lana.
Aunque a lo largo del Almón hubo la mayor concentración de estas fábricas, en el siglo XVI el papado instituyó contribuciones para que estas fábricas también pudieran construirse en otros lugares. Se abrió una "valca" cerca de la Fontana de Trevi e incluso el Coliseo se transformó en una fábrica de lana donde no solo se realizaba el procesamiento sino también se obtuvieron las casas para los trabajadores.
La explotación de las aguas del Almón se atestigua ya en 1081 aunque en ese momento el río sagrado de la antigua Roma se llamaba Marrana, una corrupción del nombre "Agua Mariana" que asumió en la Alta Edad Media cuando se consideraba una continuación de un pequeño afluente; sin embargo, solo en un documento de 1470 se indica los lugares ubi fullones candificant pannos y el edificio se indica con el nombre del valca como luego se llamará: ... cum domibus valcha acta ad valchandum ortis nemoribus pantanis ... extra portam Latinam en l.q.d. Lamarmore ...
El elemento que favoreció la presencia de las valcas fue la disponibilidad de materia prima o lana de oveja, de hecho el ager romanus siempre había sido una tierra de ganadería ovina con vocación de cría de ovejas y por tanto con una importante producción de vellones de lana.
En los "caseríos", como se denominaba a las granjas de la campiña romana, en la Alta Edad Media la producción se caracterizaba por una integración entre el cultivo de cereales y la ganadería, pero a partir del siglo XIII se produjo un progresivo abandono de la tierra sembrada y su transformación en pasto.
El crecimiento de Roma y las exigencias del mercado hicieron ventajosa la agricultura que podía dar más recursos: queso, carne y lana.
El determinante del cambio fue el crecimiento de la población; de hecho, después de que Roma volvió a ser la sede del papado, aumentaron sus habitantes, muchos de los cuales eran ricos de fuera y se dedicaban a las actividades de la Curia y pedían poder comprar carne, cueros y lana. En el siglo XV, alrededor de 25.000 ovejas acudían al mercado de Roma al año solo para el matadero, y de ahí surgió un próspero mercado de cuero y lana.
La producción de tejidos de lana en Roma era una actividad muy importante y, por tanto, regulada; el "Statuto de Lanari" de 1406 preveía inspecciones y controles en los lugares donde se realizaba el procesamiento y también inspecciones de la lana para prevenir posibles infecciones, así como el examen de las escamas. Así, se abrieron varias valcas o valcherías en las que se golpeaba la ropa con el movimiento del agua. Pero para gestionarlas era necesario contar con una licencia expedida por los cónsules del arte de la Mercantia pannorum Urbis, cargo que a menudo ocuparon los representantes de una de las familias mercantiles más importantes de Roma, la familia Santacroce ...



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 19/02/2021)




Bibliografia:

  • Sandro Ranellucci : Restauro ambientale della Valle della Caffarella a Roma: Documenti inediti per un museo della cultura dell’acqua; Gangemi Editore.
  • Ivana Ait: Allevamento e mercato del bestiame nella Roma del XV secolo, in La pastorizia mediterranea, Storia e diritto (secoli XI – XX); Collana del Dipartimento di Storia dell’Università degli Studi di Sassari.