Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Ustrinum Hadriani

Ustrinum Hadriani

En el invierno de 1867, Lanciani creyó haber encontrado los dos templos de Dite y Proserpina en Campo Marzio, mientras que había encontrado el Ustrinum de Adriano, el área sagrada donde el cuerpo del emperador había sido incinerado.
En la Tabula X de las XII Tablas de las Leyes de 490 a. C. estaba escrito:

La ley requería que las tumbas se colocaran fuera del recinto sagrado de la Ciudad, el Pomerio, pero las formas de preservar el cuerpo eran libres. En la era arcaica, se utilizaron tanto la inhumación como la cremación pero, ya a partir del siglo I a. C., el uso de la cremación se difundiò cada vez màs, tanto que en el II siglo se convirtió en una práctica general, por lo que la inhumación fue casi la excepción. Así se establecieron las ustrinas, áreas sagradas donde se levantaron piras para la cremación de cuerpos.
Casi todos los emperadores romanos fueron incinerados, pero ya antes en I siglo a.C., otros grandes personajes fueron incinerados, asì sucedió para Julio César y Cayo Mario que habían sido incinerados. Fue Augusto quien formalizó los rituales relacionados con las celebraciones del funus y dispuso que todos se llevaran a cabo en el Campo de Marte, ya que estaba fuera del recinto sagrado del Pomerio. El ritual estaba dirigido a la crematio, un acto por el cual la deificación otorgada por el Senado se realizaba solo para los que habían protegido, ayudado o aumentado el poder de Roma.
El ustrinum, cuyo significado deriva de urere que significa quemar, era el recinto sagrado donde no solo había tenido lugar la ceremonia de cremación, sino que se había hecho realidad un misterio: el emperador había resucitado al cielo, se había convertido en dios, un dios menor que se llamaba divus. La naturaleza divina que el emperador fallecido había asumido requería que el lugar donde se había producido el misterio de la transformación se conservara de alguna manera, por esta razón se construyeron los ustrina. Los ustrina eran monumentos muy especiales que se construyeron solo después de la cremación.
El hecho de que la construcción se llevó a cabo después de la ceremonia fúnebre se explica no solo por el tiempo necesario para construir dicho monumento, sino también por el ceremonial por el cual la cremación del emperador debìa llevarse a cabo en presencia de todo el pueblo de Roma.
Pero el funus de Adriano fue especial porque el emperador había muerto en Baia, donde se había retirado hace unos meses para luchar contra el empeoramiento de la enfermedad que padecía: la hidropesía pleural. Su muerte tuvo lugar el 10 de julio de 138 d. C. y probablemente, por la condición del cuerpo y la estación cálida, la pira funeraria se hizo después de solo uno o dos días en la villa de Puteoli, que había sido de Cicerón.
Los honores al emperador fallecido se otorgaron con el funus imaginario en el que el ceremonial del ritual establecìa que, sin los restos mortales, la ceremonia de la consagración se llevaría a cabo con la deposición en la pira de un maniquí de cera al que se le había dado la apariencia del emperador; sin importar que los restos del cuerpo ya estuvieran en el mausoleo, para la ceremonia de la consagración fue suficiente que hubiera una emanación del mismo. Entre otras cosas, que en la pira había un cuerpo del que no quedaría nada al final del rito era evidencia para todas las personas de que el emperador fallecido había sido llevado al Olimpo. Precisamente debido a este tipo de ritual, desde el funus de Adriano ya no hubo el ritual de ossilegia, o la colección entre las cenizas de los fragmentos óseos del cuerpo.
Sin embargo, el funus imaginario de Adriano no debe considerarse como el resultado de un mecanismo automático, por el contrario, probablemente pasaron algunos días si no un período más largo antes de que se celebrara porque en el Senado no hubo acuerdo.
Adriano había muerto en Baia el 10 de julio de 138 d. C. pero su divinización tuvo lugar en los primeros meses de 139 porque una parte de los senadores no quería otorgarle la apoteosis. El reconocimiento de la personalidad divina del emperador fallecido, que su trabajo dejó en claro, era de hecho una prerrogativa del Senado que, cuando decidió la apoteosis de Augusto, también sancionó su derecho a juzgar y, por lo tanto, legitimar el trabajo de un emperador. Unos años antes, Adriano había condenado a muerte o conducido al suicidio a algunos patricios y había senadores que todavía tenían sentimientos de venganza por estos hechos de los cuales el emperador fallecido había sido responsable y que consideraban una ofensa para el Senado; También hubo quienes plantearon la hipótesis de la usurpación recordando la famosa carta de 117 con la que Traiano èl habría nombrado sucesor y que resultò solo a la intervención de Plotina.
Al final, la situación se desbloqueó con la intervención del sucesor Antonino Pìo, quien defendió sinceramente la memoria, los Acta y la apoteosis de Adriano, respaldada por varios argumentos, entre que el más importante era que si el Senado no reconocía los Acta, no habrìa podido tampoco reconocer la designación del mismo Antonino como el nuevo emperador. Dentro del Senado, sin embargo, había muchos senadores que habían sido favorecidos por Adriano; por ejemplo, la familia de uno de los patricios asesinados, Avidio Nigrino, había obtenido el proconsulado de Asia, mientras que otros habían sido favorecidos a través de matrimonios y el establecimiento de otros nuevos. vínculos que luego llevarían Roma a la familia Annia a la que Antonino ya estaba vinculado por su matrimonio con Annia Cornificia Faustina, sobrina del poderoso y muy rico Annio Vero. Finalmente, la facción opuesta fue minoritaria y el Senado concedió la apoteosis. Solo después de la decisión del Senado se empezò a preparar la pira funebre.
Además, el funus imaginario no consistió solo en la deposición de un maniquí en la pira, sino también en una puesta en escena del contexto de la muerte de la cual se encargaban a unos mimos.
Cassio Dione describió cómo estaba hecha la pira y también hay una moneda de Septimio Severo en la que está representada.
Las piras se construyeron con material que se suponía que se quemaría y tenía hasta cinco pisos con escalones retráctiles. El primer nivel que conformaba la base estaba cubierto con una tela drapeada y adornada con guirnaldas y festones. El segundo nivel parecía el pronao de un templo con columnas y una puerta entreabierta; en caso de que la pira fuera particularmente importante, podría haber otro nivel con columnas y nichos en que albergaban estatuas. Luego siguìa otro nivel cubierto y sobre ese un carro (si era una diva) o una cuadriga (si estaba en divus). En esta representación, la estatua de cera del difunto se colocaba detrás de la puerta entreabierta del templo y directamente por encima de las teas ...



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 31/01/2020)




Bibliografia:

  • Annalisa Lo Monaco, V. Nicolucci; Divenire un dio: recinti, altari e colonne in Campo Marzio. La Galleria di Piazza Colonna, Torino 2011.