Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Templo de Honos y Virtus

Templo de Honos y Virtus

En el panteón de los dioses romanos siempre se ha reservado un lugar destacado para la personificación divina de las virtudes que definieron el mos maiorum, los valores morales sobre los que los romanos construyeron su civilización. Honos, Virtus, Fortunae o Providentiae tenían lugares de culto dedicados a ellos y por las virtudes que pertenecían a la "época de la guerra", se construyeron ares y templos fuera del Pomerium según lo prescrito por los ritos fundacionales de la ciudad.
Las deidades asociadas con la guerra eran el Dios Honos y la diosa Virtus; el primero era el dios de la caballería, el honor, la justicia militar - es decir el apego a la patria y los compañeros de armas -, mientras que la segunda representaba al espíritu. de coraje y fuerza militar. La sede más antigua del culto fue probablemente el templo extra portam Collinam, mencionado por Cicerón y existente desde principios del siglo III a. C., pero el más famoso fue el construido un poco más tarde en las afueras de Porta Capena.
Era un templo muy importante ubicado ya que estaba a las afueras del Pomerium, a lo largo del camino que recorrían los ejércitos cuando regresaban de las campañas militares y también cerca del Templo de Marte donde los ejércitos se reunían antes de partir.
Por el título parece ser un templo doble, en realidad por primero fue erigido el Templum de Honos por Quinto Fabio Máximo Ruliano en el 234 a. C. y luego restituido por el cónsul Marco Claudio Marcelo por el voto que había hecho durante su campaña militar contra los Galos y con parte del botín se restauró y embelleció el templo de Honos. En esa guerra del 222 a.C. hubo la batalla de Clastidium en el curso de la cual el cónsul Claudio Marcelo se enfrentó a Viridumaros, el líder de los galos, lo derrotó y lo mató conquistando las spolia opima, un reconocimiento que solo tres condotieros merecieron en toda la historia de Roma.
El cónsul Claudio Marcelo cuando tuvo su triunfo por la victoria sobre Syracusa quiso dedicar el templo también a la Diosa Virtus pero el Senado se lo impidió porque no se podía consagrar una sola celda a dos Dioses y luego Marcelo inmediatamente hizo construir una segunda celda para que el templo tenía dos celdas, una al lado de la otra, y rodeadas en tres lados por un pórtico, mientras que un muro cerraba la parte trasera.
Cuando Cayo Mario quiso celebrar sus victorias sobre Cimbrios y Teutones en 102-101 a. C., mandó construir un nuevo templo, pero también restauró el antiguo. Las fuentes no dan informaciones útiles y ciertas para saber dónde se construyó el nuevo templo, solo conocemos lo informado por Vitruvio que también recuerda el nombre del arquitecto romano, Cayo Mucio (o Muzio), quien supo crear una obra tan armoniosa que debe considerarse entre los monumentos más bellos, incluso si no estaba hecha de materiales preciosos.
Las celdas del templo guardaban ademàs los tesoros del arte griego que, parte del botín de la conquista de Syracusa por Marcelo, habían sido trasladados a Roma en el 212/211 a. C.
Las fuentes literarias hablan de primum initium mirandi Grecorum artium opera pero no hay descripciones de las obras, ni de los autores con la excepción de una "esfera celeste" a la que Cicerón se refiere como obra de Arquímedes, así como dos epígrafes, encontrados en otros sitios no muy lejos, que dan testimonio de dos estatuas tomadas por el cónsul Marcello en Sicilia.
La "esfera celeste", también conocida como el Planetario de Arquímedes, se había convertido en un símbolo de la grandeza de los Marcelos y el descubrimiento arqueológico, que tuvo lugar en 2006 en Olbia, de un mecanismo que parece formar parte de ello se ha relacionado con el naufragio ocurrido en el 148 a. C. al cónsul Marco Claudio Marcelo, sobrino del general, en su viaje a Numidia donde iba como embajador. Casi seguro que él había traído consigo esta "máquina" que, además de representar el movimiento de estrellas y planetas, tenía la posibilidad de predecir eclipses.
El análisis del material con el que se fabricó y sobre todo las características mecánicas han hecho que se relacione con otro mecanismo similar, la regla de cálculo que se encontró en 1902 en Anticitera.
Marco Claudio Marcelo muriò en 208 en Venosa en los enfrentamientos contra el ejército de Aníbal que encontró su cuerpo sin vida en el campo de batalla, lo incineró y devolvió las cenizas a su hijo, también llamado Marco Claudio Marcelo, quien en el 205 festejará. la dedicatio del templo ...



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 12/01/2021)