Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Spolia Opima


Los romanos fueron Vires Militares y la conducta valiente en la guerra conllevaba premios morales y materiales. Pero no era suficiente sólo ser animoso, también se debìa de demostrar ser tvaliente, es decir que las acciones militares llevadas a cabo de modo admirable tenìan que obtener el resultado deseado: la victoria.
Pero no todas las victorias eran lo mismo, hubo victorias para que el Senado reconoció el General el "Triunfo". El Triunfo no fue solamente el honor más alto a que podrìa aspirar un magistrado romano, fue el reconocimiento de un valor casi divino. Había cónsules que inventaron guerras y generales que ordenaron matanzas para conseguir un triunfo porque los romanos tenían una escala de magnitud de victorias y la unidad de medida era el número de enemigos muertos: para un triunfo era necesario matar 5.000 enemigos por lo menos.
El triunfo fue una ceremonia que tuvo lugar en frente de todo el pueblo de Roma; Era una marcha triunfal con una trayectoria precisa que salìa del Campo Marzio, donde se detuvo el general ganador con sus legiones esperando el premio más grande de honor por el Senado. La ceremonia incluia una procesión para acompañar al ganador, que deshilaba por las calles de Roma de pie en una cuadriga de caballos blancos y estaba vestido como un dios y con una corona de laurel; estaba precedido por el enemigo derrotado, por el despojo de objetos preciosos y esclavos y en fin de las spolia, las armas tomadas al enemigo, detrás de él a continuación, marcharon sus legiones.
Cada monumento romano que celebraba una victoria tenia entre los símbolos de suceso reportado los Spolia, es decir, todas las armas y objetos personales que había sido del comandante del enemigo, pero hubo un reconocimiento especial: Spolia Opima. Fue un gran honor que el Senado sólo reconocia al comandante del ejército que había matado personalmente en duelo el rey adversario, casi una emulación del choque entre los campeones de dos pueblos: el comandante en jefe era el campeón de su ejército que luchaba en campo juntos sus soldados y habia sido capaz de aniquilar al enemigo y matar personalmente a su alter ego. El ganador iba al templo de Júpiter Feretrio y consagraba al dios el Spolia Opima del rey enemigo; en otros casos, la consagración de Spolia se hizo en el templo de Marte, o de Jano.
En toda la historia de Roma sólo tres veces el ganador fue capaz de consagrar a Júpiter las armas sacadas al enemigo derrotado; el primero fue Romulus que, después de dos años desde la fundación de Roma, mató Acrone rey de Ceninensi en batalla y consagró las armas del derrotado rey en el altar dedicado a Júpiter que habia sido recientemente construido en el Palatino.
El rito nacería con Rómulo y Plutarco, en su Vida de Rómulo, describe describe cómo el rey hizo el trofeo:
"Romulus cortó dentro del campamento romano un gran árbol de roble, dándole la forma de un trofeo y allá colgó las armas de Acrone ..." ...



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 24/08/2016)