Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Las salinas de antigua Roma


Durante el reinado de Anco Marcio una porción de la paga de los soldados fue dado en sal; por lo tanto hay el término salario.

Plinio el Viejo, afirmó que "no es posible concebir una vida civilizada sin la producción y el uso de la sal", de hecho la necesidad de sal fue desarrollada a partir del Neolítico con la expansión de la agricultura. Las poblaciónes estables comeban frutas y vegetales asì necesitaban sal porque su dieta era pobre, pero sobre todo tienen que ser capaz de conservar durante mucho tiempo los alimentos perecederos tales como carne y pescado: la saladura fue la técnica que adoptaron las poblaciones costeras del Mediterráneo.
En la edad de bronce temprana (3300-2000 A.C.) se producìan limitadas cantidades de sal hirviendo al agua de mar hasta obtener cristales de sal, pero pronto se llegó a una producción más intensiva con grandes salinas de evaporación solar.
En el siglo X A.C. Veientanos controlaban el campus salinarum, una grande salina que se hallaba a lo largo de la costa en el lado derecho de la desembocadura del Tíber; la gran riqueza que venía de comercio de la sal fue uno de los motivos de las guerras entre Veientanos y Romanos, que ya en el siglo VII A.C. de allì tomaron el control.
La sal vino a Roma a lo largo del río, así como por tierra siguiendo el camino de la estrada Campana– que tomò su nombre de Campus Salinarum - llevada en vagones entrando directamente en Roma en los horreas de sal cerca de el Aventino.

El Campus Salinarum era un establecimiento, muy similar a las salinas modernas, donde los esclavos y libertos trabajaban – sus tumbas han sido descubiertas en 2008 en la Necrópolis de Malnome – bajo el control de conductores.
En la zona del Aeropuerto de Fiumicino, excavaciones arqueológicas están sacando a la luz de los conductos, tanques de evaporación e infraestructuras productivas que fueron el corazón del Campus Salinarum Romanorum; en las excavaciones también se encontró una inscripción de dos conductores del Campus de Ostia Antica con una dedicatoria a Neptuno.
En la época Imperial, las màs importantes salinas pertenecieron al emperador que las concedeba para alquiler; las salinas más pequeñas tenían propietarios privados que no podrían vender al público, pero sólo al contratista Imperial de sal. Los romanos construyeron caminos para el comercio de la sal; entre ellos una de los más importantes fue la vía Salaria que conectaba las salinass de Castra Truentinum (en la costa del mar Adriático) a Roma, un largo camino de 138 millas que cruzaba los Apeninos.
Los romanos tenían una alta consideración de todo lo que era esencial para la vida, así también la sal como el agua salada tenìa un valor sagrado y fue utilizada en ofrendas votivas a los dioses.

La sal por purificantes sus virtudes purificantes fue utilizada en sacrificios, especialmente antes de matar a la víctima su cabieza estaba cubierta con una mezcla de sal y agua y que se escribe mola salsa. La mola salsa estaba preparada por las vírgenes Vestales, podría también ser cocida al horno como un pastel y después de la ofrenda a la Deidad era distribuida en pequeños pedazos a los creyentes, como un acto de purificación.





de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 22/05/2015)