Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Sacellum Cloacinae


La leyenda cuenta que los romanos y los sabinos, después de la batalla de Lacus Curtius decidieron unir los dos pueblos, y depuestas las armas, se purificaron con ramas de mirto; en el lugar donde los dos ejércitos celebraron el rito de la purificación, a continuación, se erigió un pequeño altar dedicado a Venus, la diosa protectora de Roma, que aquí toma el nombre de Cloacina; la etimología de la palabra está conectadoa a cluere verbo que significa purificar.
Según los historiadores romanos la dedicación a la diosa Cloacina parece haber sido concebido por el rey sabins Tito Tacio tanto que, San Agustín en su obra De Civitate recuperando de Seneca, escribe:

Cluacinam Tatius dedicavit deam, Picum Tiberinumque Romulus
Tacio dedicò un templo a la Diosa Cloacina, Rómulo a Pico y Tiberino

Romanos y Sabinos compartieron el ritual dedicándolo a su divinidades de aguas: la Diosa Cloacina era la diosa de las aguas de los Sabinos y los Romanos tenían el Dios Tíber que presidià las aguas y Pico que reinaba sobre los bosques. Después del encuentro con la cultura y el panteón griego, no todos los antiguos dioses sobrevivieron y si Pico fue relegado en el mito ancenstral y Tiber tuvo una posición subsidiaria, Cloacina se convirtió en un título que pasó a la diosa Venus nacida del agua. La historia legendaria de Roma dice fue Eneas que llevò el culto de Venus en sus muchas formas, como cuenta Servio, en Lanuvio y luego en Roma:

"... Cloacina ... Cluilia ... Myrica, Myrtea ... est et Erycina quam Aeneas secum advexit ... Verticordia, Militaris, Limnesia apud Cyprios Venus in modum Umbelici vel, ut quidam volunt, metae colitur"

y también explica cómo la Venus de Chipre tenía forma de omphalos. El antiguo culto de la diosa sabina de la purificación se entrelaza con la Venus de Chipre y los ritos de purificación se llevan a cabo en un pozo votivo donde el mirto hacido impuro se lanzaba en las aguas que le quitan los males y la suciedad de la carne y del espíritu : la Cloaca máxima, el mayor canal subterráneo construido por Tarquino el Antiguo para sanear al Foro.
Estas son las raíces de uno de los primeros simbólicos sitios del Urbe, en mil y más años de la historia de Roma, se mantuvo en el mismo lugar mientras que alrededor se cambiaba la planificación urbana del Foro y nuevos edificios fueron adicionales o reemplazaron los viejos. Durante los siglos permaneció enterrado bajo metros de relleno y los restos del Sacellum Cloacinae fueron encontrados solo durante las excavaciones arqueológicas en 1899 en el punto en que estaba mencionada por las fuentes literarias: desde la basílica Emilia y la Vía Sacra y cerca del Comitium, por lo el punto en que la Cloaca Maxima entraba en el área del Foro romano purificándolo de la agua estancada por la que estaba caracterizada la zona en tiempos arcaicos.
La ubicación exacta donde estaba en los tiempos antiguos en respeto los otros monumentos es identificable en el plan de reconstrucción de Giuseppe Gatteschi realizado en 1925 después el descubrimiento de los restos del basamento. Los restos visibles hoy en día son un basamento redondo con zoco de mármol y algunos pasos de travertino en el lado occidental; aunque poco esta quedado del altar, se puede entender la estructura por la representación mostrada en la parte posterior de un denarius emitido en el 39 a.C..
En las monedas que lo representan, el Sacellum se parece a un podio circular con una cerca, pero sin ninguna cubierta, donde se hallaban las dos estatuas de culto de Cloacina y Venus; una de las estatuas tiene en la mano una flor y al lado de cada una de ellas hay una columna con sobre un pájaro, la flor y el pájaro son dos símbolos de Venus.
Cerca del santuario de Venus Cloacina tuvo lugar uno de los acontecimientos trágicos de la historia de Roma y que está contada por Livio, la historia de Virginia. Era una nuchacha plebeya muy hermosa que se había negado a las atenciones de Apio Claudio, decemvir poderoso quién para poseer ella, obligó a un su Clientes a declarar que era su esclava y que quería venderla. Roma no había aún las leyes escritas - las XII Tablas de Lex Romana serán promulgadas en el año 449 a.C. - y era la palabra de un noble frente a la de un plebeyo, entonces el padre le pide poderla saludar y trajo Virginia cerca del Sacellum de Venus Cloacina que estaba ubicado en frente de las tabernae veteres y aquí con un cuchillo llevado a un carnicero la mató, exclamando: "Sólo de esta manera, mi hija, puede darle vuelta a tu libertad"; después de haber atravesado el pecho de su hija se volvió al Tribunal diciendo: "Usted y su cabeza, o Apio,yo consagro a la venganza con esta sangre".
Frente a la injusticia de un poderoso que había obligado a un padre para matar a su hija para salvar su honor, el pueblo se levantó y comenzó la revuelta que terminó con la expulsión de los Decemviri.





de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 15/05/2016)




Bibliografía:

  • Monika Verzár: Pyrgi e l’Afrodite di Cipro – Mélanges de l’ecole Française de Rome.Antiquité, 1980
  • Elisabetta Bianchi: La Cloaca Massima dal Foro Romano al Velabro – Palombi Editori