Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Los romanos reciclaron el vidrio

Los romanos reciclaron el vidrio

El vidrio tiene una historia muy antigua y en la Antigua Roma era un material muy extendido tanto en los usos más simples como "artísticos". En las domus patricias, el vino se bebía en copas de vidrio, los perfumes y ungüentos tenían recipientes de vidrio y las ventanas de las casas tenían vidrieras.
Hasta el siglo I a.C. la producción de vidrio parece tener lugar solo en países como Egipto y Siria donde, como cuenta Plinio, según la leyenda, se descubrió la tecnología del vidrio.
Hubo grandes cambios cuando la victoria de Octavio sobre Marco Antonio decretó de alguna manera el fin del helenismo o lo que también se llamó "Asiática Luxuria", casi un enamoramiento de todo lo que fuera de origen griego o influenciado por esa cultura.
El vidrio hasta entonces se producía utilizando como componentes indispensables el natrum obtenido de un solo sitio, los pequeños lagos de sal de Wadi an Natrun en Egipto, y las arenas del río Belus (ahora Nahr Naamán) en Palestina, por esta razón los talleres de la producción primaria se concentraban en el área de Cesarea en el este, mientras que los bloques de material vitrificado se comercializaban en todas las demás áreas del imperio.
A principios del siglo I d.C. se introdujo la técnica de soplado que reemplazó los laboriosos y costosos procedimientos de fundición y moldeo en caliente; en este período también se empezó a producir vidrio incoloro, buscado para fabricar objetos de mejor calidad.
Se empezaron a producir los objetos más diversos e incluso su calidad podía ser muy disímil, tanto que los objetos de vidrio se volvieron accesibles para todos, incluso para los que no eran ricos.
La nueva técnica requirió la habilidad del artesano y la disponibilidad de materias primas y para satisfacer las muchas solicitudes, incluso los vidrios rotos comenzaron a reutilizarse. Así se difundió el fenómeno de los vidrieros itinerantes que se desplazaban donde había demanda de sus productos y para fabricarlos también recogían los vidrios rotos.
La gran cantidad de objetos en vidrio - vasos, jarrones, botellas, espejos, cristales de ventanas - y su fragilidad favorecieron el inicio de otro comercio que no hubiéramos imaginado: en el I siglo d.C. habían "ambulatores", es decir comerciantes que recorrían las ciudades tratando de conseguir cristales rotos. Estas actividades están atestiguadas por las palabras de Estacio (40-96 dC), "comminutis permutant vitreis gregale sulpur", y de Marcial, "Transtiberinus ambulator, qui pallentia sulpurata permutat vitrei". El vidrio roto se compraba y pagaba con azufre crudo: ya había nacido el reciclaje del vidrio.
Los pequeños artesanos buscaban vidrio reciclado porque su procesamiento requería un punto de fusión más bajo con un considerable ahorro de combustible; a partir de la época flavia existía un comercio real de vidrios rotos como también lo demuestra el cargamento encontrado en algunos restos de barcos hundidos, como los de Grado (siglo II d.C.) y Serçe Limani, en las costas meridionales de Turquía (siglo XI).
Se abrieron talleres de procesamiento de vidrio en Roma, como lo demuestra el horno de vidrio que se encuentra dentro de la Cripta Balbi en el medio de Campo de Marte.
La costumbre de reciclar vidrio estaba tan extendida que los arqueólogos la consideran una de las razones del limitado número de hallazgos de artefactos de vidrio y, de hecho, los que se pueden admirar hoy en día provienen mayoritariamente de objetos funerarios así como de Pompeya y Herculano donde las cenizas de Vesubio ha cristalizado la vida cotidiana.



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 18/09/2021)