Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Pueri, los juegos


Incluso en la antigua Roma, al igual que en todas ledades las actividades ludicas eran de preparación para la vida; Habían juegos de grupo, tanto en la imitación de las actividades de los grandes como la caza o la lucha con representaciones reales, es decir, los que hoy son llamados juegos de rol, tanto con los juguetes.
Los hijos de las clases ricas tenian verdaderos juguetes que sus padres comisionaban a expertos artesanos: habían círculos (Orbis, trochus) de hacer correr con el testigo (Clavis), tapas de giro (turbo), carretillas en forma de animales con ruedas y muñecas (pupas); estos objetos se ven en las escenas pintadas en cerámica, mosaicos, bajorrelieves y muchos se han encontrado casi intacto en el interior de los ataúdes para acompañar a los niños, incluso en el último viaje.
Los niños tenían juegos desde la primera infancia, de hecho, para los más pequeños existían crepitacula, de cascabeleros hechos en cerámica inventada por el filósofo y matemático Arquitas de Tarento. Cuando se hicieron más grandes también jugaban con la pelota y los juegos se llamaban pila, harpastum, follis, trígono, que era una especie de balonmano.
Muchos de los juegos de varones eran imitación de las actividades y pasatiempos de adultos, muy que-rida era la carrera de carros donde había un pequeño carro, una biga en miniatura que podrìa estar lle-vada por animales pequeños o grandes, por lo que de tal manera el niño podría montar por sí mismo y por lo general estaba arrastrada por una oveja, una cabra, un perro o un par de gansos como en el mo-saico de Piazza Armerina, ni siquiera de otro niño que se prestaba para hacer de tutor del caballo.
No podía faltar entre los juegos estrictamente femeninos la muñeca que los romanos llamaban pupa (diminutivo de pupila) y que era el juguete favorito de las niñas a la que estaban vinculados también si-gnificados culturales más profundas; las pupas eran de terracota o madera o incluso de marfil.
Los artesanos que producían las muñecas fueron llamados giguli, también podrían dar a la muñeca el aspecto de la niña a quièn iba a ser donada, así como un ajuar completo de ropa y también pequeñas joyas en oro y plata y pequeños accesorios de tocador en bronce.
La pupa no era sólo un juguete, sino también una insigne virginitatis por lo que la posesión de una pupa, cualquiera que sea la edad, significaba ser virgo.
Una de las más hermosas muñecas que ha llegado hasta hoy desde el mundo antiguo fue llamada Crepereia Trifena, a partir del nombre de la niña del II siglio d.C. encontrada en un sarcófago descubierto en Roma cerca del Mausoleo de Adriano. La muñeca es de marfil, aunque el tiempo ha hecho que sea tan obscura que a verla parecería de madera y la precisa y delicada factura indica un juguete de lujo.
Pero los niños romanos tuvieron también las oscillae, cabezas de terracota ad humanam effigiem arte simulata que se distribuyeron durante los días festivos especiales y que eran el equivalente de los modernos gadgets o incluso "figurines" antiguas.
El juego más popular entre los niños romanos de todas las clases sociales fueron astrágalos que los estudiosos llaman "la herramienta lúdica" más extendida en la antigüedad ...



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 22/09/2016)