Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Descubierta la Domus del Centurión de Adriano

Descubierta la Domus del Centurión de Adriano

Se encontró una domus de la época imperial fuera de las Murallas Aurelianas en Via Ipponio, cerca de Porta Metronia. Todavía una otra pieza sacada a la luz en Roma por las obras de la Estación de Amba Aradam de metro C; la domus ayudará a comprender cuál era la topografía en el área de San Juan entre los siglos II y III d.C.
En 2016 las excavaciones de Metro C ya habían hecho encontrar a 12 metros de profundidad parte de Castra Equites Singulares, uno de los cuarteles que Domiciano había querido cuando él había llevado el número de aquellos hombres de orígenes bárbaros que eran su guardaespaldas a cerca de 2.000, cuartel que luego fue ampliado por Settimio Severo. El cuartel también se conocía como Castra Nova para distinguirlo de Castra Priora que había sido construidos por Trajano y que fueron ya descubiertos el siglo pasado en el área de Via Tasso.
El cuerpo militar fue disuelto por Constantino y los cuarteles y sus accesorios arrasados hasta el suelo y en la zona se construyó la basílica cristiana que más tarde se dedicaría a San Giovanni. En los años 30 del siglo pasado bajo la nave de la iglesia de San Juan que había sido identificado con certeza el cuartel con su cuerpo central, los Principia que fue la sede con oficinas y parte de los edificios, incluidos algunos para los caballos y las actividades relacionadas con sus cuidados.Los hallazgos bajo el Lateràn proporcionaron una indicación inicial de la orientación y las dimensiones de este cuartel; la orientación norte-sur de los cuarteles también fue mantenida por la Basílica Constantiniana, mientras que la actual basílica es casi ortogonal al Castra.
Los primeros arqueólogos que estudiaron los Castra Nova comprobaron cómo fueron cortados por la construcción de las Muralls encargadas por Aureliano en 275 d.C. y se quedaron dudas sobre una posible su extensión más allá.
En los sondeos de 2006 para la construcción de la nueva línea C, se descubrió que los muros eran mucho más altos que los 8 metros visibles hoy, alcanzando hasta 20 metros y por lo tanto eran un verdadero baluarte que desalentaría a cualquiera en el siglo III quisiera conquistar Roma. Para hacer de las murallas una defensa efectiva, Aureliano dio órdenes de demoler todos los edificios que estaban inmediatamente afuera y esto le sucedió a la parte de Castra Nova que se hallaban fuera de los muros y que desaparecieron bajo de metros de tierra; los edificios fueron cortadas a un metro y medio del suelo y scubiertos con tierra de modo que las Murallas, construidas a lo largo de la cresta y aún más difícil superar por la ladera empinada, parecían insuperables en absoluto.
En 2016, en medio de la sorpresa de todas las excavaciones de Metro sacaron a la luz, en una zona donde no se creía que pudieran llegar las barracas, 1200 metros cuadrados de área construida en la que se identificaron los dormitorios de los equites; hasta 39 habitaciones, incluso con pisos en mosaico y paredes con frescos que se decidió cortar y conservar para volver a ensamblar en la nueva Estación Museo Amba Aradam . Ahora el nuevo descubrimiento de dos edificios del mismo período y pertinentes a la construcción requerirá una revisión del proyecto de la estación, especialmente porque las excavaciones han desenterrado dos alas del mismo dormitorio , una ocupada de ambientes con diferentes funciones de uso y la otra ocupada por una gran domus en la que se cree que vivía el comandante de los equites y para esto llamada Domus del Centuriòn. La domus se encuentra a una altitud mayor que la de los dormitorios, a la que estaba conectada por una escalera, y sin embargo se remonta, como la otra ala, al mismo período, la edad de Adriano es decir al comienzo del siglo II d. C.; la explicación radica en la orografía del área en aquel tiempo. El área se presentaba como una colina que descendía hasta el fondo de un valle donde habìa un rìo que luego fluía hacia el Tíber y luego la tierra estaba colocada en terrazas degradantes sobre las cuales se construían los edificios; segùn los arqueólogos de la Superintendencia de Roma, cada edificio tenía una superficie de unos 300 metros cuadrados, presentándose como alas colocadas a una altitud diferente hacia el fondo del valle.
En el siglo II, esa área estaba a un vertiente de Celiolo y estaba ocupada por Horti y Villae Suburbanae de las grandes familias aristocráticas (como la gens Ummidia) y luego la domus de Centurion se ponìa como una bisagra entre éstas y el área donde estaban los cuarteles.
La domus se colocó en el ala este y se desarrolló alrededor de un patio central con un piso de opus spicatum que tenía una bañera en el centro; a lo largo de los lados se abrieron 14 habitaciones y una de ellas se utilizaría como un balneum porque se calentaba; de hecho, debajo del piso se han encontradas las suspensurae, montones de ladrillos que formaban una cavidad para el paso de aire caliente.
La casa se usó durante más de 150 años y a menudo también se renovó como se evidencia de los pisos superpuestos que indican la segunda mitad del siglo III como una fecha de abandono, y luego en conjunto con la construcción de las Murallas Aurelianas.
Dentro de los edificios también se han encontrado objetos de la vida cotidiana, desde preciosos anillos de oro hasta el mango de marfil incrustado de una daga, amuletos y los sellos de los ladrillos que han permitido la datación.
Todo lo que se encontró, incluyendo los pisos de mosaico, los yesos pintados al fresco e incluso las paredes y la pila de mármol de la corte ahora debe ser aserrado y almacenado hasta que sea posible reconstruir las habitaciones en la nueva estación de metro Amba Aradam de manera que todos los viajeros, los ciudadanos romanos los turistas puedan tener la emoción de moverse en ambientes de hace dos mil años.



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 21/03/2018)