Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Lucrecia Romana, casta esposa


Roma, a finales del siglio VII a.C., seguía siendo una ciudad bastante pequeña y su expansión comenzó con la anexión de ciudades vecinas como en el temprano de VI siglo A.C. cuando el Rey Tarquinio conquistò Collatia (en la localidad ahora nombrada “Lunghezza” en afueras de Roma) y confió el gobierno a Egerio, su primo y esposo de su hermana. Egerio se estableciò aquí con su familia y su hijo Colatino trajò a su novia aquí: la novia era la hermosa Lucrecia, hija del noble político y senador Spurio Lucrecio Tricipitino.
La historia de Lucrecia es emblemática de toda la historia de Roma de que es una de las heroínas principales y lo que le pasò fue la causa de la expulsión de Tarquinio el Soberbio y el fin de la monarquía. La historia de Lucrecia fue narrada por Tito Livio, Dionisio de Halicarnaso, sino también por Virgilio, quienes en el siglo I d.C., recuperaron los cuentos de fuentes anteriores; los eruditos modernos estàn inclines a creer que Lucrecia fuese una mujer realmente vivida y las crónicas de eventos fuesen reales.
El hecho ocurrió durante el largo asedio que Tarquino el Soberbio plantea a Ardea, capital de Rútulos; los Rútulos eran ricos mientras que Roma a finales del VI siglo a.C. tenía escasos recursos y la gente descontenta. El Rey Tarquino el Soberbio, informes Tito Livio, para construir el templo de Júpiter Capitolino impuso el trabajo de la plebe romana como fuese esclava alimentando el descontento; para recuperar el favor del pueblo Tarquino decidió conquistar los territorios de Rutulos y sus riquezas.
Pero el asedio tomaba tiempo y tan a menudo los oficiales tenían licencias y los jóvenes pasaban el tiempo bebiendo y hablando entre sí, asì pasò que Sexto Tarquinio, hijo del Rey Tarquinio y Colatino, hijo de Egerio, comenzaronó a hablar de mejor calidades de sus esposas. Colatino para demostrar que su esposa era la mejor, propuso subida a sus hogares siendos inesperados para ver las virtudes de las esposas.
Los jóvenes cabalgaron hasta Roma, donde se hallaba la Regia, y despuès hasta Collatia a la casa de Colatino, para descubrir la manera de pasar el tiempo de las esposas; entrados subrepticiamente en casa de Lucrecia, la encontrarón que hilaba la lana junto a las sirvientes, mientras la esposa de Sextio pasaba el tiempo en banquetes y agasajos. Desde ese momento Sextio Tarquinio comenzó a desear a Lucrecia, y si Tito Livio cuenta que la causa fue un raptus de pasiòn, Virgilio que recoge la historia (donde Sextio se llama Arrunte que parece fuese el verdadero nombre del hijo del rey) describe la intención de Sextio como pura voluntad de violar la castidad de Lucrecia, como venganza para cancelar su supremacía moral

Sextio volvió después de unos días en Collatia sin hacer esto conocido a Colatino y se convirtió en anfitrión de Lucrecia que dio la bienvenida a èl como amigo de su marido e hijo del rey; durante la noche Sextio rompió en la habitaciòn de Lucrezia; la intención de Sextius, libidine o no, era tomar ventaja de Lucrecia y no hablaba ciertamente de amor, cuando empujando la daga, la amenazaba de muerte si no accedió a sus deseos y a la violencia más explícita, amenazó con dejarla en la cama junto a un esclavo muerto como atrapados en flagrancia del adulterio más bajo.
Lucrecia se diò cuenta de que nadie pudo ayudarla y entonces sufriò violencia de Sextius que después de satisfacer su trux libido (lujuria vergonzosa) volviò hacia el acampamento.
Desesperada, Lucrecia, mandò a llamar su padre, que estaba en Roma y su marido, envolvido en el asedio de Ardea; acorrieron Spurio Lucrecio junto a Publio Valerio y Colatino con Junio Bruto. Lucrecia los dijo lo que había sucedido, ella no podía soportar la ofensa recibida y decidió tomar su propia vida y pidió que el culpable del gesto no se salvara del castigo ...



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 21/07/2015)