Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Làmparas antiguas

Làmparas antiguas

Las lámparas de aceite, instrumentum domesticum y gadgets. La lámpara es el primer verdadero instrumento utilizado por el hombre para iluminar y los primeros ejemplos conocidos datan del segundo milenio antes de Cristo; eran cuencos simples llenos de aceite y con la mecha apoyada en el borde.
A lo largo de los siglos, el instrumentum sufrió una importante evolución en características técnicas como la impermeabilización de materiales como la terracota y la cerámica o la aplicación de una asa encurvada para manejarlo mejor, pero también estéticas según los gustos de los pueblos y de las diferentes áreas geográficas.
Las lámparas de aceite que estaban muy extendidas en los territorios romanos procedían inicialmente de oriente, en el siglo III a.C. comenzaron a funcionar en Campania y Roma algunos talleres de los que surgieron dos tipos de lámparas de aceite: lámparas de tanque cilíndricas y lámparas de tanque bicónicas. Después de estos tipos tan sencillos, en el primer siglo.a.C. se produjeron lámparas de aceite de “cuentas”, asì porque estaban decoradas con círculos de puntos en los bordes. Los centros de producción de lámparas de aceite del siglo I d.C. en adelante se ubican en Lacio, Campania y en el Valle del Po que, al menos hasta mediados de siglo, también comercializan sus productos en las provincias; sólo a finales de siglo el comercio con el norte disminuyó porque se habían iniciado producciones locales.
También se inició una diferenciación de los tipos de lámparas producidas, y en el valle del Po se extendió la lámpara de canal llamada firmalampen, que también se vendió ampliamente en las regiones del Danubio y en Renania; en estas lámparas en la parte inferior se imprimía una marca que permitía trazar tanto el lugar como la fábrica de producción.
Estas lámparas, que se pueden definir como un modelo avanzado, combinaban la alta calidad de los materiales con una sencillez formal que facilitaba la producción en grandes cantidades y el transporte; también se las conoce como lámpara Fortis por el nombre de Lucius Aemilius Fortis, propietario de una figlina (horno) en el territorio de Mutina (Módena), que fue el mayor productor y exportador durante unos dos siglos.
Las lámparas de aceite no solo se utilizaron para iluminar las casas, de hecho en Pompeya a lo largo de la Via per Stabia por una longitud de setecientos metros se encontraron unas 500 lámparas, lo que demuestra que en la Antigua Roma se iluminaban las calles más importantes. El mantenimiento de esta iluminación en la Roma imperial fue confiado a los vigiles sebaciarii, asignados precisamente al suministro de antorchas y lámparas.
También fue muy importante la función que tenían las lámparas en los ritos religiosos, especialmente en las procesiones; Apuleyo cuenta en las Metamorfosis (XI, 9) de una gran lámpara de oro en forma de barco que se utilizó durante la procesión nocturna del Navigium Isis. Un ejemplar de terracota similar al descrito por Apuleyo fue encontrado en Ostia Antica y data del siglo I d.C.
Suetonio en la descripción de la pompa del triunfo celebrado por Julio César para la conquista de la Galia, recuerda que la procesión no se detuvo ni siquiera para la llegada de la noche y que èl pudo subir al templo de Júpiter Óptimo Máximo (Suetonio, César XXXVI, 1) ...



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 22/09/2020)