Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Dioses Menores

Dioses Menores

La religiosidad de los romanos era tal que acogían en su panteón a todos los dioses, desde sus dioses arcaicos que no confundían con aquellos de los griegos, a los dioses que compartían con los griegos sino también a todos los dioses de los pueblos conquistados y subyugados. Luego desarrollaron cultos de divinidades que eran peculiares de su sistema de valores y fundamentales para la ética de su civilización.
Originalmente en la cima del panteón romano estaba la tríada formada por Júpiter, Marte y Quirino, luego reemplazado por el compuesto por Júpiter, Juno y Minerva.
En el año 217 a. C., siguiendo el dictado de un oráculo, se concibió un sistema de doce divinidades dividido en seis pares de divinidades mayores: Júpiter y Juno. Neptuno y Minerva. Marte y Venus, Apolo y Diana, Vulcano y Vesta, Mercurio y Ceres también llamados Dei Consentii, o los dioses que tenían el poder de "permitir" las decisiones a Júpiter. Para algunos historiadores eran una emanación de los dioses consejeros del dios griego Tinia, pero también dioses del Olimpo de Grecia.
Los Dei Consentii tenían entonces muchas denominaciones que correspondían a sus atributos, ya se refirieran a sus poderes que a lugares particulares donde estaba su culto. Por ejemplo, Jovis era Feretrius porque a él se llevaban las spolias de los enemigos, Stator porque había detenido a los sabinos, Diespiter porque era el padre del día, Capitolino porque tenía un templo en el Capitolio, etc . Luego estaban los Dioses Selecti que eran ocho: Jano, Saturno, Rea, Genio, Plutón, Baco, Sol y Luna. Estos eran los dioses arcaicos de los romanos.
Las divinidades mayores, dii maiores, eran en total veinte y a su lado también había un grupo consistente de divinidades menores, dii minores, también divididas en dos órdenes, Indigetes y novisendes o Semoni.
La veneración de divinidades menores no es propia de los romanos porque los griegos también tenían el culto de divinidades que presidían hechos concretos de la vida como, por ejemplo, los dos hermanos gemelos Thanatos e Hipnos, hijos de la Noche y opuestos ya que el primero era cruel y llevaba el sueño eterno, mientras que el segundo era bueno y llevaba el sueño reparador.
Los romanos elaboraron sus dioses menores pero solo siguiendo el ejemplo griego tenían a Orcus para presidir el descanso de la noche, pero era un Dios de la Muerte que cosechaba a los que tenían que morir. El nombre del monstruo de muchos cuentos de hadas e historias medievales ciertamente desciende de lo de esta deidad, así como su iconografía fue adoptado en las alegorías de la vida por muchos pintores renacentistas y neoclásicos.
Sin embargo, las que deben considerarse deidades menores propias de los romanos son las que presidían las virtudes y los acontecimientos particulares de la vida.
Nombres como Honos y Virtus recuerdan inmediatamente las virtudes que definen a un pueblo guerrero como el romano; eran dos deidades a las que los soldados en batalla dirigían sus súplicas y, como dioses de la guerra, su templo debía estar fuera del círculo sagrado del Pomerium; el gran templo dedicado a ellos estaba de hecho más allá de Porta Capena.
También las mujeres tenían, como los hombres, dioses que representaban su virtudes y sobre todas Pudicitia, cuyo culto se celebraba separadamente por las patricias y las plebeyas.
La modestia (o pudor) era una cualidad moral y física, moral como capacidad de autocontrol de la libido y una cualidad física siempre amenazada por el stuprum; sin embargo, aunque tenga una fuerte connotación en la esfera sexual, la modestia no es sólo castidad, sino que también es comparable a una "templanza femenina" ...



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 26/01/2021)