Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

El Coliseo, la puerta del infierno

El Coliseo, la puerta del infierno

En la Edad Media, el Coliseo era considerado una de las siete puertas del infierno y se creía que durante la noche las almas de los gladiadores muertos en la arena vagaban sin paz entre los arcos y a lo largo de los sótanos. Una puerta real que pasaban los muertos existió realmente en la antigüedad y fue la Puerta Libitidinaria; estaba utilizada para los asistentes, esclavos con la máscara de Caronte, para sacar de la arena a los gladiadores muertos y los cuerpos de los sentenciados a morir en la arena asesinados por bestias salvajes o desarmados frente a los gladiadores y entre ellos, en contra de lo que decían antiguas leyendas no hubo condenados a causa de su religión, de hecho ahora sabemos que el Coliseo no se usó para la persecución de los cristianos.
La interpretación del Anfiteatro Flaviano, hasta todo el siglo XVI, se derivó del considerarlo el símbolo absoluto del paganismo y, además de ser el baluarte del poder imperial. En el Coliseo continuaron desarollondose juegos, incluso después de que la religión cristiana hubiera sido reconocida y los mismos emperadores fueran cristianos, pero solo en el 438 dC. Valentintiano III abolió los juegos en su arena. Después del final del Imperio Romano, permaneció durante siglos mudo testimonio del poder pasado de Roma, del cual los nuevos gobernantes de las dinastías germano-romana y franco-romana se proclamaron herederos, de modo que San Bede, el Venerable en el siglo séptimo, escribió: Hasta que el Coliseo permanecerá en pie, Roma también lo estará. Roma se derrumbará cuando el Coliseo se derrumbarà. Cuando Roma se derrumbarà, el mundo colapsará. Como si el testimonio más impresionante de la gloria de Roma poseyera poderes milagrosos.
El Coliseo se convirtió en un lugar donde todos comenzaron a percibir lo sobrenatural, pero cada hombre según su propia inclinación; para los historiadores del imperio, fue una expresión del poder y la grandeza de las nuevas dinastías como herederos de los Césares; para el vicario de Cristo y sus oficiantes era un lugar del pecado donde la maldad de los emperadores había destruido miles de vidas y donde las almas de los muertos exigían paz; para e, pueblo de Roma, medio cristiano y medio pagano, era un lugar espantoso que se debìa evitar. Cuando la noche bajaba entre las majestuosas ruinas del Coliseo, nadie se atrevió a entrar y aquí, durante mucho tiempo, los magos y las hechiceras eligieron practicar su arte esotérico.
Precisamente en la Edad Media, muchas leyendas nacieron sobre el Coliseo, una de estas se refiere a las misteriosas hierbas que las brujas recolectaban allí. En realidad, esta leyenda parece tener una confirmación real porque los estudiosos modernos han encontrado entre las hierbas que crecen en el Coliseo algunas plantas que no son autóctonas; es posible que las plantas exóticas que se utilizaron para la representación de los silvae hayan dejado sus semillas y que las hierbas utilizadas por las brujas hayan nacido de ellas.
La leyenda más pertubadora es la que se refiere a un templo de Bel que habría sido construido en el interior del Coliseo; Belcebú era un demonio poderoso y en la ceremonia de iniciación sus adeptos preguntaban a los neófitos en idioma latin ¿Colis eum? Eso es decir, ¿Le amas? Refiriéndose al demonio, y esto, según algunos, sarebbbe el origen etimológico de la palabra Coliseum.
Mientras que el origen etimológico del nombre Coliseo dado al Anfiteatro Flaviano debe atribuirse a la proximidad a la colosal estatua de bronce que construyó Nerón, ciertamente se llevaron a cabo ritos con evocación de demonios dentro del Coliseo.
Benvenuto Cellini cuenta en su autobiografía de una aventura que tuvo en el Coliseo donde un nigromante evocó espíritus para tener profecías sobre su futuro.
El escultor estaba enamorado de Angélica, una mujer que de repente parecía haber desaparecido, pidió la ayuda de un amigo que le hizo conocer a un sacerdote siciliano-mago. Juntos fueron al Coliseo por la noche e intentaron convocar a los espíritus, pero el nigromante comprendió que necesitában un médium, un muchacho virgen. Volveron la noche siguiente y comenzaron el ritual: el mago dibujó el círculo mágico en el suelo y convocó a los demonios El anfiteatro se rellenò de demonios que hablaban con el niño agachado en el suelo para evitar verlos; os demonios eran muchos y se movieron alrededor del Cellini y sus amigos, el mago trató de enviarlos lejos, pero ellos escaparon solo por la gran trompeta de gases con tanta abundancia de mierda que el miedo hizo que el asistente del nigromante hiciera.





de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 06/09/2019)