Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

El tesoro de Baia

El tesoro de Baia

En 1954 durante las excavaciones para sacar a la luz la antigua Baiae, en un lugar de las Termas de Sosandra se encontraron muchos fragmentos de yeso que se creía fueran las "formas" que los canteros y fundadores usaban para hacer las estatuas con que se decoraban no solo los edificios públicos, sino también las muchas villas de la aristocracia que se trasladaba de Roma a Baia durante largos períodos en verano.
Las ruinas de Baiae se encuentran no lejos de la cueva de la Sibilla Cumana y después de la conquista romana del siglo III antes de Cristo era sobre todo un importante centro religioso; la cara de la ciudad se convirtió en el primer siglo DC cuando las familias patricias más ricas construyeron allí sus villas marítimas. Incluso algunos miembros de la familia imperial construyeron sus villas aquí tanto que durante la época neroniana fue la residencia imperial más importante después de Roma; en particular, se ha identificada la villa de Domicia Lépida , la tía con que Nerón pasó parte de su infancia, cuando su madre fue exiliada a Pandataria( hoy Ventotene).
En la antigua Baiae había aguas termales de agua caliente que indujeron a las ricas familias patricias romanas a construir sus residencias, pero toda el área siempre ha estado involucrada en eventos de bradiseísmo para los cuales hay fenómenos cíclicos de descenso del terreno; como resultado de esto, la antigua franja costera donde se habían construido los edificios ahora està hundida en el mar. Sitios de gran importancia en la época romana como la antigua Puteoli (Pozzuoli), la ciudad comercial más famosa, Baiae el complejo residencial más famoso y Miseno, la sede de la flota militar, ahora están sumergidos.
Baiae se enfrentaba a un pequeño lacus cuyas aguas eran cálidas e hicieron que el clima fuera hermoso, por lo que Ovidio la llamó "lugar apropiado para hacer el amor"; a lo largo de las orillas se alzaban joyas como el Ninfeo di Claudio y la espléndida villa de Pisones. El bradisismo hizo deslizar la ciudad construida alrededor del lago volcánico, Baianus Lacus (en comunicación con el mar a través de un canal), sus villas, balnearios, estanques de peces, carreteras y sus puertos en las profundidades del Golfo de Pozzuoli y allì se mantuvo olvidada hasta 1956, cuando un piloto estadounidense de la base de Capodichino tomó fotografías aéreas que muestraron la existencia de formas submarinas simétricas y regulares. Eran las calles y villas de la antigua Baiae.
Después del avistamiento comenzaron las inmersiones que permitieron identificar algunos puntos de interés solo 6 metros pies abajo: el Nymphaeum de Claudius, los Baños, la villa de Pisoni,s la llamada villa a protiro, así definida por las características griegas del vestibulo. En la zona más abierta sobre el mar se identificó Portus Julius, la estructura portuaria que fue construida por Marco Vipsanio Agripa como primer arsenal de la flota romana cuando durante la guerra civil tuvo que enfrentarse a Sexto Pompeyo; en gran medida sumergido tiene largos muelles y pueden veerse los contornos de las paredes de muchos horrea. Ya en la antigüedad el terreno había disminuido, de modo que en los cimientos del puerto más tarde se construyeron otras viviendas residenciales, de las cuales son visibles sobre todo los mosaicos de suelo.
Sin embargo, más allá de la bahía sumergida también hay una parte de la ciudad que permaneció visible en los siglos, es decir el Palatium cum stagno que construyó Septimius Severus, así como otros edificios entre cuyos la villa que Symmachus un importante senador del siglo IV construyó en Bacoli, que fueron el destino de muchos viajeros del Grand Tour ...



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 01/07/2018)