Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

El tesoro de Argentari


Un riquisimo tesoro se esconderìa en el interior y en el basamento del Arcus Argentariorum, el antiguo arco construido por los cambistas, banqueros y comerciantes de Antigua Roma del Foro Boario que aquí tenían su propio negocio, en honor de Septimio Severo y su familia.
El arco está formado por un arquitrabe de descanso sobre dos pilares, y cuando se construyó se hallaba en el Vicus Jugarius para delimitar el área de la zona comercial del Foro Romano; hoy el Arco está apoyado a la Iglesia de San jorge en Velabro y las bases de los pilares ahora están enterrados cerca de 1 metro.
Se cuenta una leyenda que relata un hecho occurrido bajo el Papa Sixto IV (siglo XV) cuando llegó a Roma un misterioso personaje que llevaba un libro viejo. Esto parecía contener pistas para encontrar un conducto que conduceba al lugar donde se escondía un gran tesoro: el tesoro de "Argentari".
Las pistas eran una serpiente y un cuerno de la abundancia y siguiendo estas pistas el hombre había llegado a Roma. En su búsqueda de estos símbolos parece que los encontró en un bajo relieve en el Arco Argentariorum donde también había una figura con un dedo que señalaba bajo en el suelo.
El hombre entonces se hizo recibir del Papa a pedir permiso para excavar, con la promesa de que todo lo que hubiera encontrado habrìa sido del pueblo de Roma.
El Papa se consultò con los Conservadores, los representantes del pueblo de Roma y más tarde concedió la autorización; el hombre empezò a excavar en uno de los pilares del Arco, encontrò un túnel y os entrado desapareció para siempre. Nadie sabía lo que había pasado; algunos dijeron que había caído en las profundidades de la tierra, otros que había encontrado el tesoro y luego desapareció sin hacer saber nada màs.

Un siglo más tarde, ocurrió otro hecho misterioso: en febrero 1601 una mujer y su hija estaban pasando cerca de la iglesia en la dirección de "Campo Vaccino" cuando de repente fueron tragados por la calle y nunca màa se supo de ellas. Fue entonces que el pueblo se acordò del cazador de tesoros que desapareciò y de la historia de los tesoros Argentariorum que continuó viviendo y a la que fue añadido un indicio más, el tesoro estaba entre "la vaca y el toro" animales ambos representados en los bajo relieves del arco.
  Durante siglos, la historia se convirtió en leyenda hasta finales del siglo XIX, cuando durantes trabajos de reordenación de la Iglesia y del Arco, fueron limpiadas y excavadas las bases del arco y luego en la columna de la izquierda apareció el bajorrelieve con la serpiente y el cuerno de la abundancia y cerca de ellos una abertura emparedada.





de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 24/10/2015)