Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

1084 El Saco de Normandos


Durante el período de enfrentamientos entre el Papado y el Imperio, y cuando al frente de la iglesia se sucedían papas y antipapas, Roma fue aprobada en el fuego por las milicias no realmente Normandas de Roberto el Guiscardo y hubo un incendio que duró tres días y destruyó todo lo que había entre el Letrán y el Campo de Marte.
Era el año 1084, Enrique IV había sido excomulgado por segunda vez por el Papa Gregorio VII que vino a deponerlo en un enfrentamiento con sin exclusiòn de golpes y por represalia Enrique IV convocó a una asamblea de obispos fieles a él quienes depusieron Gregorio y nombraron el anti-papa Clemente III. Gregorio VII se cerró en Castel San Angelo y pidió ayuda al rey normando de Nápoles, Roberto el Guiscardo.
Durante el saqueo de Roma en 1084 las tropas de Roberto el Guiscardo no eran sòlo normandas sino también musulmanes y bizantinas; eran las milicias de mercenarios que los nobles normandos Altavilla, con gran habilidad diplomática, lograron reunir alrededor de ellos, eran guerreros no cristianos que se habían establecido en Sicilia y el sur de Italia.
No sólo eso, los nobles Altavilla, después de la conquista de Sicilia, abrieron su ejército a los guerreros musulmanos a quienes no pidieron convertirse al cristianismo, y por el contrario, según lo dicho de Eadamero, Rogerio I había prohibido expresamente a las milicias musulmanas de su ejército convertirse al cristianismo. Las milicias musulmanes, tenían ventajas particulares para de Altavilla, ya que dependían por completo en su favor personal y, en el caso de operaciones militares contra el Estado de la Iglesia, no estaban sujetas a ninguna excomunión por el Papa.
El 21 de mayo, llamado por Papa Gregorio VII atrincherado en Castel San Angelo después de que el emperador Enrique IV se había hecho coronar por su mismo anti-papa Clemente III, Roberto apareció bajo los muros de Roma con un ejército de 36.000 hombres. Su ejército había avanzado fácilmente a lo largo de la Vía Apia y más allá de las murallas había recorrido el camino que iba desde Letrán al Coliseo y luego por la calle Recta llegó a Castel San Angelo.
Los caballeros Roberto el Guiscardo eran más de 36.000, normandos y sarracenos; entraron de Porta San Lorenzo y después de pasar del Letrán procedieron luchando y dañando todo lo conocido, pero su furia se desató cuando se dieron cuenta de que muy poco quedaba en Roma tras el paso de los mercenarios germanos de Enrique IV.
Llegaron como liberadores, pero los enfrentamientos no fueron tan agotador porque las tropas alemanas de Enrique, después de permanecer en Roma durante todo el invierno, en su mayoría la habían dejada llevándose todo lo que era posible; el ejército de liberación se encontró frente a una ciudad ya saqueada y luego la ira llevó a la devastación y la violencia màs sombría.
Los musulmanes pusieron de incendios a Roma que se quemó desde el Letrán hasta el Campo de Marte; lo que se habìa salvado de los visigodos y de los vándalos fue destruido por la milicias de Roberto ...



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 04/05/2017)