Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Regalos y tarjetas en Roma imperial

Regalos y tarjetas en Roma imperial

El emperador Vespasiano durante las celebraciones de Martiae Kalendae solía distribuir regalos a las mujeres acompañados de notas que se llamaban apophoreta y, probablemente, el poeta encargado era Marcial, cliens de los Flavios desde hacìa tiempo, quien nos dejó incluso una colección de versos con este nombre.
Los apophoreta como bien lo explica el nombre griego eran "cosas para sacarlas", de hecho, al final de un banquete, se acostumbraba a distribuir regalos acompañados de una nota a los invitados. A veces, esta costumbre era el punto de partida de un juego, los regalos se sorteaban y, por lo tanto, las combinaciones resultantes también podían ser cómicas y divertidas.
Las listas de apophoreta y xenia (regalos) incluían todo tipo de objetos: huchas, huesos para apuestas, ajedrez, cascanueces, palillos, burlas, peines, velas, candelabros, globos, gorros de piel, cuernos de rinoceronte, sonajeros, matamoscas de pavo real ... se cuenta de Elagabalo que destinó como apophoreta diez camellos y diez moscas, diez libras de oro y diez de plomo .
A menudo, los regalos iban acompañados de notas con dedicaciones, en forma de pareado - el pareado era una estrofa de dos versos de igual tamaño, dicha por esto también copla - que presentaban de manera clara los méritos del objeto.
Ya en el I siglo a.C. como regalo podría verse ofrecer un libro y por este Marcial dejó estas dedicatorias:

Para ti este tomo/ pesado: quince libros de versos
recoge de Nasón

Nasón era Ovidio, y los quince libros eran los de Metamorfosis.

Para algunos no soy un poeta:
Pero para mi librero, ¡qué poeta!

pareado que acompañaba el poema épico Pharsalia de Anneo Lucano, uno de los grandes bestsellers de la época.
No solo eso, sino que el propietario también preparaba regalos para los amigos que se quedaban en su casa y que se llamaron xenia o dones hospitalarios.
La palabra xenia en la época de Marcial también se convirtió en el término usado para indicar un género pictórico, el que hoy se llama "Naturaleza muerta"; de hecho eran regalos que fueron sólo mostrados en las habitaciones destinadas a los huéspedes en forma de frescos con marcos falsos, en los que se describían salvaje, frutas o verduras. los académicos opinan que la designación del género pictórico con el mismo nombre de los regalos para convivium ha inducido al poeta a reunir sus versos en el libro titulado Xenia casi como si quisiera levantar los pareados que le permitieron sobrevivir en un momento difícil de su vida a ars scribendi.
Normalmente, las apophoreta se distribuían al final de banquetes en las casas patricias, pero todos intercambiaban pequeños regalos durante Saturnalia, el festival desde que se originó la Navidad de hoy. En la edad imperial, la costumbre de regresar a su casa los invitados con pequeños regalos también se extendió a otros momentos de diversión donde el aspecto demagógico y de patrocinio era una prioridad; en los teatros, circos y anfiteatros, el organizador del espectáculo, llamado editor, proporcionó para las missilia, o distribución de pequeños regalos. Los esclavos del editor, llamados sparsores, desde la arena o de la escena lanzaban pequeños regalos que eran diferentes según la hora del día a los espectadores.
Durante los Ludi Matutini se lanzaban higos, nueces, dátiles, queso y pan; en la iacta missilia (lanzamientos) de la tarde los regalos eran gallos, pájaros, faisanes, pero se podrían lanzar tarjetas - tesseras ligneas cum notis rerum, a veces algunas de estas (spintrie) daban derecho al rendimiento en un lupanarae, pero también hubo otras marcas con las cuales se partecipaba en el sorteo de una lotería combinada con el programa.
En estos sorteos, los premios podrían ser herramientas, ropas, telas, pero también bienes preciosos como joyas o recipientes de plata y, si el organizador del juego fuera rico y majestuoso, también se podría ganar animales de tiro o incluso granjas. En la Historae Augustae se informa que Gordian I, con motivo de los munera ofrecidos para la elección a edil curul, dio a la gente más de 1300 animales que había exhibido en una silva, entre ellos ciervos, caballos salvajes, ovejas salvajes, avestruces, alces , jabalí, gamuza y gamo.





de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 27/02/2019)