Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Resucita la Historia de Séneca de los papiros de Herculano

Resucita la Historia de Séneca de los papiros de Herculano

Una nueva tecnología y la experiencia y la paciencia de Valeria Piano han devuelto al mundo un texto importante de Anneo Séneca el viejo: “Historiae ab initio bellorum civilium”, una obra histórica relacionada con eventos desde el período de guerras civiles hasta la edad de emperador Tiberio, probablemente el último trabajo escrito por el historiador antes de morir en el 37 d.C.; la obra se creía perdida en vez estaba escondita entre los papiros carbonizados en la Biblioteca de la Villa dei Pisoni en Herculano.
La investigadora pasó largas horas en la sala de lectura de la Biblioteca Nacional de Nápoles estudiando el papiro PHerc. 1067 por medio de la nueva técnica multiespectral – ya utilizada por la NASA para el análisis de imágenes interplanetarias e introducida en el Taller de los Papiros desde los años noventa del siglo pasado - que permitió identificar un mayor número de letras y llegar a la identificación correcta del contenido.
La técnica multiespectral se utiliza con éxito sobre todo de los papiros en latín, que solo representan el 10% de los papiros recuperados hasta ahora en la Villa de Pisones.
Los papiros en latín presentan mejores condiciones de conservación también para la mejor calidad del soporte y para el mayor cuidado caligráfico con el que se reprodujeron los textos siguiendo la técnica que los eruditos definen como "escritura establecida". El papiro Pherc 1067 está escrito en latín, en lo que los filólogos definen el latín arcaico no solo por el estilo del lenguaje sino también por las técnicas de escritura empleadas por el escriba.
La Villa de Papiros era una espléndida villa que Lucio Calpurnio Pisón Cesonino, suegro de Julio César, había construido con vista a la bahía de Nápoles. Era una residencia muy grande que se desarrollaba a lo largo de la costa por unos 250 metros y consistía en cuatro núcleos diferentes: a) un cuerpo central en el que estaba el atrium, el acceso a la villa, el tablinum y un peristilium cuadrado en el que se asomaba la sala considerada el depósito de los volumina; b) un ala oriental que en parte se tiene seguir indagando; c) un gran peristilo rectangular; d) algunas estructuras ubicadas al oeste que termina en un mirador redondo.
La villa fue descubierta en 1738 expandiendo el área de excavación de la ciudad de Herculano, incluso si no es correcto definir excavaciones aquellos sondeos y barritos que tuvieron lugar descendiendo a través de los pozos de aireación para llegar a los pasadizos que se habían formado en las habitaciones de la villa. Sólo en 1985 se diò comienzo a excavaciones al aire libre, las que continuaron en varias veces en las décadas siguientes y permitieron liberar de los materiales volcánicos el atrio con el peristilo cuadrado y algunas áreas circundantes donde hay frescos y mosaicos.
En el siglio pasado, desde los dibujos del plano de la villa realizados durante las excavaciones del siglo XVIII, el multimillonario coleccionista estadounidense Paul Getty se hizo construir en Malibù, California una villa idéntica que ahora alberga el Museo Paul Getty y, sobre todo, proporciona una imagen realista del esplendor de la Villa de Pisones.
Las cenizas de la erupción del Vesubio el 24 agosto de 79 d.C. invirtieron la villa que fue cubierta por unos buenos 25 metros de materiales a una temperatura que se calculó entre 300 ° y 320 ° Celsius; los materiales cubrieron la villa durante veinte siglos y se la encontró por casualidad escavando en la época de los Borbones.
Se identificó un peristilo con más de sesenta columnas que rodeaba una gran piscina y en el que se abrían innumerables salas elegantemente decoradas. En esas habitaciones de la villa fue excavado desde 1750 hasta 1761 cuando venenosos saúcos obligaron a interrumpir la investigación que había llevado al descubrimiento de espléndidas esculturas en bronce y mármol, en estilo griego y romano que hoy se pueden admirar en el Museo Arqueológico de Nápoles y entre cuyas las más conocidas son las 5 estatuas de bronce de las Danaides que en el siglo XVIII Winckelmann definió como "Los bailarines", los dos corredores y los bustos de poetas y filósofos griegos.
Durante estas investigaciones, se encontró en varios ambientes una cantidad considerable de papiros carbonizados, que al principio los excavadores intercambiaron por trozos de madera carbonizada pero luego se dieron cuenta de que tenían una forma regular y se los llevaron al director de las excavaciones. A partir de ese momento empezó la recuperación de los papiros que se encontraban dispersos en varias habitaciones de la villa, algunos estaban amontonados en el suelo, otros colocados en estanterías, otros conservados en un armario y otros todavía cerrados en cajas de madera. Al final, de acuerdo con los testimonios del tiempo, se recuperaron aproximadamente 1800 papiros y comenzaron los intentos de desenrollarlos y leerlos. La extrema fragilidad de los rollos y las prácticas bastante empíricas causaron la pérdida de muchos papiros al menos hasta principios del siglo XIX cuando se desenrollaron algunos papiros con una técnica llamada "descortezadura" y los fragmentos se colocaron sobre soportes que en su mayoría permitieron la lectura parcial del texto.
Los papiros de la Villa de Pisones han sacado a la luz muchas obras que se consideraban perdidas para siempre; desde el tratado “De Natura” de Epicuro -de que los papiros de Herculano revelaron siete libros del total de 37 de que era compuesto-, al más antiguo speculum principis que Philodemo de Gadara dedicó a su protector Lucio Calipurnus Pisón Cesonino, al Carmen De Bello Actiaco atribuido a Rabirio, un poeta de la época de Augusto que habla de la caída de Alejandría y ahora esta obra de Lucio Anneo Séneca Seniore que podría proporcionar nueva información sobre la transición de la época republicana a la edad imperial de la que el autor fue testigo directo.
Pero muchas otras obras están esperando ser encontradas y además el número de voluminas en griego (90% de los papiros) sugiere a los arqueólogos que la Biblioteca Latina todavía debe ser encontrada porque, como era habitual desde la última época republicana, todas las bibliotecas de romanos guardaban las escrituras en griego por separado de aquellas en latín.
La importancia de estos papiros es tal que algunas universidades han instituido su estudio como una rama de la historia antigua, la Papirología de Herculano porque ... los papiros de Herculano contienen obras compuestas entre el IV y el I siglo a. C. y transcritas entre el III siglo a. C y el I siglo d. C., por lo tanto, se relacionan con un total de cinco siglos. Además, son una expresión directa de la vida cultural no de un área (...) del mundo antiguo, (...) sino más bien (de) el centro mismo del mundo antiguo(ref. Mario Capasso).



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 21/05/2018)