Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Las Ninfas de la isla flotante


En Alta Sabina , la cuenca hidrogràfica más grande de Europa, los antiguos habían puesto el reino de los dioses del agua fluvial y Plinio había nombrado Nemora Vacunae, el bosque de Vacuna, la gran extensión silvestre de las montañas que estaban alrededor de Lacus Cutiliae; Vacuna era la diosa Sabina de las aguas, de la naturaleza, de los bosques y de la fertilidad, sino que también era la diosa del descanso.
En Nemora Vacunae había una fuente de la que fluía un agua saludable que alimentaba un lago llamado Lacus Cutiliae (ahora Lago de Paterno), donde las aguas medicamentosas del manantial creaban un paisaje particular. El Lacus Cutiliae todavía era misterioso, porque no se podía ver desde donde fluía el agua y la forma en que salió, porque no se veian ríos, ahora se sabe que el lago estaba alimentado por una flujo de agua subterránea que corre a los 54 metros de profundidad.
De Lacus Cutiliae también dice Varrón en una obra perdida y, debido a su posición en la península italiana, lo identifica como Umbelicus Italiae, epíteto que hoy en día se dirigió a la ciudad de Rieti. Pero la verdadera peculiaridad de Lacus Cutiliae está en las características de sus aguas, ya en los tiempos arcaicos se vieron afectados por la presencia de pequeñas bocas eruptivas que llevan en la superficie lodo, sales minerales y gases de los conductos de volcánes antiguos y la que se conectan a los más recientes volcanes Sabatino y Albano. Hoy en día, estos fenómenos dan lugar a "Salinelle de Paterno", sitio naturalista pasada por alto tanto como el Lacus Cutilae fue preservado y lugar de culto en la antigüedad.
Una vez el Lacus Cutiliae, fue alimentado por una fuente sagrada a Vacuna. En el espejo de agua había, según lo dicho por Varrón, una isla flotante compuesta de incrostacione de cal sobre los residuos vegetales, en el que estaba situado el culto de Lymphae Commotiles.
Dionisio de Halicarnaso nos dice que la isla tenía un diámetro de cincuenta pies (unos 15 metros) y no era más alto que 20 cm; Séneca, en Naturales Questiones (III, XXV, 10) también proporciona una explicación de la misteriosa isla flotante:

... por lo que incluso si hay rocas en la isla, se dará cuenta de que están corroídos y porosos como las formadas por un líquido que se solidifica, especialmente en las orillas de las fuentes medicamentosas en donde materias en suspensión en el agua se unen y el espuma se solidifique: es inevitable segùn una ley para lo que se compone de viento y de vacío

Macrobio dice cómo en la isla, que se había formado en terrones flotantes de lodo apelmazado en la que había crecido la boscaje, fue construido por la gente que se habia transferida en el valle, los Pelasgos, un templo dedicado a Dis y un altar dedicado a Saturno en los que se realizaban sacrificios humanos. El mito dice que fue Hércules, cuando regresaba de España, èl que hizo cambiar los rituales de sacrificio en las ceremonias en que a los dioses se les ofreció estatuillas antromorfe y luces encendidas ...



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 20/11/2016)