Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

El mito de Bona Dea

El mito de Bona Dea

El mito de Bona Dea Según uno de los mitos fundadores de Roma, mientras regresaba de Iberia con el ganado robado a Gerión, Hércules se detuvo al pie de Aventino para beber en una de las fuentes, pero hizo alejado por Carmenta que, con las otras mujeres de Roma, estaba celebrando el ritual en honor a Bona Dea, un rito de que se excluyeron a los hombres.
La edad es aquella de los Arcadios y ya el culto de Bona Dea está vivo en Roma, un templo está dedicado a ella ante cualquier otro dios y, si Carmenta es su sacerdotisa, el culto de la diosa procedede Grecia.
La Bona Dea honrada por Carmenta antes de convertirse en la Magna Mater era la deidad arcaica de Anatolia conocida como la Gran Madre Idea , diosa de la naturaleza, de los animales y de todos los lugares, y solo podrìa ser de tal manera ya que Carmenta con su hijo Evandro había llegado a Lacio de Pallantio ciudad de Arcadia.
Magna Mater, sin embargo, ya tenía su puesto en la historia mítica de Roma: su nombre era Fausta o Fauna, esposa o hija de Fauno, el legendario semidiós hijo de Pico. Hay más versiones de su historia, incluida la de Lactancio en la que Fauna es la esposa de Fauno y todavia una mujer, la más pura de las mujeres y vive cerrada en la casa para que nadie ademàs de Fauno pudo verla, hablar con ella, ni conocer su nombre Un día, Fauna encuentra una jarra de vino y la bebe terminando borracha; luego se sorprende con su marido Fauno, quien la castiga golpeándola con ramas de alegrìa hasta que ella muere.
La otra versión del mito ve a Fauna como una hija de Fauno que quiere seducir a su hija que se resiste a él. Fauno primero trata de someterla golpeandola con el mirto y luego se la emborracha pero sin tener exito, finalmente se convierte en una serpiente y alcanza su propósito.
Como sucedió con otras deidades arcaicas, también Bona Dea se asimiló a una divinidad griega, Damia, cuyo culto de Egina, Esparta y Tera desembarcó en la península italica con los colonos griegos de Tarento y después de la conquista de los romanos en 272 a.C. llegó a Roma.
La reunificación de la simple divinidad arcaica de los romanos con la poderosa y compleja divinidad de los griegos se realiza a través del nombre y, si en los templos y las aédulas se llama Bona Dea, en los rituales reservados solo para mujeres se convierte en Damia, casi este fuera el nombre secreto de la deidad del femenino. Damia era la diosa arcaica de la fertilidad y de la abundancia reverenciada junto con Auxesia, diosa del renacimiento primaveral que en el mito es su hija, de modo que a lo largo del tiempo estas deidades se asimilaron a Deméter y su hija Perséfone , creando un vínculo entre Deméter y Bona Dea.
Bona Dea era una diosa enigmática y poderosa y, sobre todo, era la diosa de las mujeres y los hombres tenían que respetar su culto, pero no eran admitidos, hecho absolutamente único en la cultura machista romana. El misterio del culto, alimentado por la exclusión de los hombres, también se tiñe de magia para la dimensión suburbana de la frecuentacion; la ara de la diosa estaba en una silva en la que había una cueva y un manantial, como en los santuarios oraculares arcaicos, lo que revela la vaticinación entre las prerrogativas de Bona Dea, que también tenía entre sus denominaciones la de Fatua.
Deidad de la fertilidad, de la tierra, de la mujer y diosa saludable y beneficiosa Bona Dea fue venerada en muchos lugares, tanto públicos como privados; el número y la variedad de sus epiclesis: Agrestis, Hygia, Nutrix, Pagana, Oclata destacan la versatilidad de sus aspectos y la fácil asimilación con las deidades preexistentes del mundo de la curación.
El culto de la Bona Dea estaba reservado para las mujeres; las fieles y las sacerdotisas eran solo mujeres, magistrae y ministrae, pero solo si eran unívirae y libres como lo había sido la Diosa cuando ella todavía era una semblante de la esposa / hija de Fauno; se les confiaban rituales pro populum, o propiciadores para el estado romano, que como tales podrían ser ritos tétricos con la imposición de tabúes y prescripciones rituales motivadas por un mito etiológico complicado y de cuyos los versos de Propercio y Juvenal y las páginas de Macrobio y Plutarco intentan dar explicaciones

Femineae loca clausa Deae, fontesque piandos
Impune et nullis sacra retecta viris


.. un encierro a la diosa femenina y aguas para purificar y ceremonias sagradas.
nunca a un hombre impunemente reveladas.

(Propertio. Elegiae10, 25)

Sacra Bonae maribus non adeunda Deae.

(Iuvenalis, Saturnalia 6, 314)

Para tratar de comprender cómo se llevaron a cabo los rituales, en lugar de fuentes literarias, son màs útiles los hallazgos arqueológicos que testimonian cómo los ritos del culto de Bona Dea se llevaron a cabo generalmente en lugares cerrados dentro de un recinto donde además del altar para sacrificios habían pórticos y edificios donde se encontraban las augustae mensae, o las mesas en que se almacenaban los alimentos, bebidas y otras ofrendas destinadas a la divinidad, y se conservaba las sacra suppellex que incluían los tronos y los jarrones ...



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 09/03/2019)