Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Lucio Calpurnio Pisón , prefecto y amans bibendi

Lucio Calpurnio Pisón , prefecto y amans bibendi

Augusto lo había elegido como prefecto de Roma en el 13 d.C. y lo fue hasta la fecha de su muerte en 32 d.C.; provenía de una familia importante y rica, los Pisones de la gens Calpurnia, su padre era Cesonino cónsul en 58 a. C., y hermano de Calpurnia, la tercera esposa de Julio César .
Nació en Roma en el 48 a.C, fue cónsul en el 15 a.C. y gobernador de Panfilia y durante tres años estuvo ocupado reprimiendo una insurrección en Tracia que le trajo los ornamentos triunfales. En 2-3 a.C tuvo el proconsulado en Asia y en el 13 d.C. estaba a cargo de la prefectura urbana, una posición que mantuvo hasta su muerte en 32 d.C.
Lucio Calpurnio Pisón fue un hombre muy importante en la vida pública de los primeros años del imperio. Reunió en sí mismo dos cargos realmente importantes: fue prefecto de la ciudad desde el 13 d.C. hasta su muerte en 32 d.C. y al mismo tiempo, según lo informado por Tácito en los Anales, siendo sacerdote de los Arvales se convirtió en el Pontífex Colegium Arvales.
El cursus honorum de Pisón el Pontífice fue glorioso: tuvo el reconocimiento del triunfo por los éxitos militares en Tracia, ocupó magistralmente el cargo de Praefectus Urbi y cuando murió a los 80 años, Tácito en los Anales, hizo de él un monumento de la historia de Roma, pero hay otros testigos que hablan de su placer de vivir viciosamente en su momentos de otium.
Su familia era originaria de Veleia (antigua ciudad entre Piacenza y Parma) de la que era patrón y en la que construyó una basílica decorada con estatuas de figuras pertenecientes a la dinastía Julio-Claudiana y entre cuyas también se encontraba su estatua como Pontifex.
Pisón también tenía propiedades en Campania, grandes posesiones heredadas de su madre Calventia donde se cultivaba la vid, pero este arte de hacer vino los Pisones lo refinaron cuando en sus tierras de Cuma trasplantaron como cuenta Plinio el Joven en su Naturalis Historia, La Calventina, una cepa absolutamente nueva para las tierras de Campania.
Los Pisones eran admiradores del vino que bebían en poco elegantes copas de terracota como Cicerón subraya en su invectiva contra Lucio Calpurnio Pisón, el padre del pontífice;, sin embargo, Pisón el Pontífice no solo amaba su vino sino que abusaba de él.
Pisón el Pontífice fue un amans bibendi y buen amigo del emperador Tiberio, también fuerte bebedor tanto que los soldados mutilaron su nombre: Tiberio Claudio Nerón se había convertido, por asonancia, en Biberius (bebedor) Caldius (más cálido) Mero (vino puro).
Suetonius habla de una perpotatio (parrandeada) que durò dos días y dos noches: en la villa de Capri, Tiberio y Pisón, en compañía de Pomponio Flaco, se dejaron llevar a comer y, sobre todo, a beber y al final del banquete el emperador también se agradeció a los invitados.
Este gusto por el hábito de beber de Pisón el Pontífice estaba bien conocido por todos en Roma, sin embargo, su imagen de político y administrador de justicia, Praefectus Urbi, no parece haber sido afectada, al contrario as que Séneca en un pasaje sobre el vicio de beber por ejemplo, cita a Pisón como un hombre capaz de cumplir sus deberes, incluso exagerando al beber: L. Pisón, prefecto de Roma, siempre estuvo borracho desde el día de su elección. Pasaba la mayor parte de la noche festejando; durmióba casi hasta el mediodía; este fue su amanecer. Y, sin embargo, cumplió con gran diligencia sus deberes con respecto a la defensa de la ciudad .
No solo eso, sino que Tiberio también le confió tareas secretas y especiales que, al parecer, logró llevar a cabo muy bien; pero se volvió casi legendario esta capacidad de administrar justicia a pesar de que no era tan brillante ya por la mañana.
La indulgencia con que los historiadores hablan de Pisón y su hábito de beber probablemente se deriva de una declaración de Séneca:

Cuando el alma es víctima del efecto violento del vino, toda la maldad se muestra. La embriaguez no da lugar a vicios, pero los resalta

y por silogismo, ejercicio tan querido por los antiguos romanos, si el hombre no es malvado, la embriaguez no libera los impulsos para cometer atrocidades, por lo que el hombre honesto también es confiable incluso si está borracho.
Pisón a esta habilidad y a su carácter debió la benevolencia de los emperadores de Augusto a Tiberio y luego a Calígula. Pero también fue un patrón y protector de los poetas; a él y a sus dos hijos, Quinto Horacio Flaco dedicó la Ars Poética con la intención de disuadir a él más grande de los dos de ser poeta.





de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 13/03/2019)