Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Los jardines de Villa Ludovisi

Los jardines de Villa Ludovisi

En el siglo XVII, a las familias nobles romanas y a los altos cardenales les encantaba disfrutar de la hermosa estación fuera de los palacios, en las villas urbanas donde la vida fluía en entretenimientos y caminando por avenidas bordeadas de árboles y desayunos en valles sombríos.
Con este fin, en 1621 Ludovico Ludovisi recién nombrado cardenal por su tío el papa Gregorio XV quería tener una residencia digna de su nuevo título. Con la nueva renta, y con las muchas otras que le vinieron de otras oficinas y posiciones, pudo comprar en el mismo año, la Viña Del Nero Junto al Casino Del Monte y tambièn, inmediatamente después, la propiedad Orsini con el Palacio Grande, y luego las Viñas Cavalcanti, Altieri y Capponi.
El cardenal llamó entonces a Guercino, que pintó al fresco el Casino con la famosa Aurora, y luego llamó a Domenichino para restaurar el Palacio Grande y luego al arquitecto francés Le Notre, que había realizado los jardines de Versalles, para dibujar al jardìn, y finalmente compró las colecciones de arte Cesi, Cesarini, Carpi, Orsini, Soderini y Altemps: el Cardenal Patròn había creado aquella maravilla del siglo XVII que fue Villa Ludovisi.
A lo largo de las avenidas arboradas era posible admirar las más de 450 estatuas griegas y romanas que el Cardenal había coleccionado y restaurado; la aristocracia romana y todos los viajeros que pasaban por Roma pedìan visitar los jardines de la Villa, considerados entre los más bellos del mundo.
Después de la muerte del cardenal, la propiedad pasó a los herederos que pronto decidieron abrir los jardines a los que pidieron visitarlos y muchos de los grandes viajeros del siglo XIX admiraron los jardines de Villa Ludovisi: Goethe, Stendhal, Gogol, Elliot, Hawthorne hasta Henry James que pudo admirarlo por primera vez en 1873 y escribió sobre él :

at the Ludovisi pines lifting their crooked parasols into a sky of what a painter would call the most morbid blue, and declare that the place where they grow is the most delightful in the world.
en (Villa) Ludovisi los pinos se destacan con sus picos sombreados y curvos en un cielo que un pintor habría llamado el azul más morboso, y declaran que el lugar donde crecen es el más delicioso del mundo ...


Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 22/01/2018)