Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Heracles, Apolo y la cierva de Cerinea

Heracles, Apolo y la cierva de Cerinea

El mito de Hércules es el cuento de la aspiración que desde lostiempos arcaicos empuja al hombre a la perfección. Nació como un semidiós para dominar el mundo humano al que pertenece como hijo de Alcmena, pero en potencia él es un Dios como su padre Júpiter y para esto puede aspirar a la inmortalidad; para alcanzarla deberá seguir un camino de conocimiento y saber que se conoce como "Los Doce Trabajos de Hércules".
Las doce empresas a las que su maestro Euristeo lo obliga -según algunas versiones su primo, instigado por Hera / Juno, para obstaculizarlo le asigna tareas imposibles, los 12 trabajos- son otros tantos pasos hasta el conocimiento, el único que puede asegurar el ascenso a Olympus y la inmortalidad.
Una de las "labores" menos sangrientas que se le imponen a Héracles ( o Hércules) es la captura de la cierva de Cerinea que vivió en Enoe (tierra del vino), la última tierra donde se veneraba a Artemisa; es su cuarto trabajo y no debe matar al venado sino capturarlo vivo y luego entregárselo a Euristeus, rey de Micenas. La cierva no era un animal salvaje y feroz, luego la prueba de valor consistìa en la persecuciòn que llevaba màs allà de la zona de caza conocida, en otro paìs donde era el lìimite del mundo natural, en la frontera con el inframundo.
Cerinea es una de las cinco ciervas que Artemisa, Diana para los romanos, aùn una niña había visto mientras estaban pastoreando a las orillas del río Anauro que marcaba el límite entre el mundo de los dioses y lo de los hombres. La joven diosa había capturado y atado a su carro cuatro ciervas porque una de ellas había logrado escapar y refugiarse en el cerro de Cerinea, cerca del Templo de Apolo, donde la diosa siguiò protegiéndola.
La cierva era grande y hermosa y, aunque era hembra, tenía grandes cuernos de oro, sus pezuñas eran de bronce, el metal sagrado cuyos poderes apotropaicos aislaban al animal sagrado del suelo terrestre, y su pelaje era manchado como el de un cachorro. Hércules persiguió a la Cierva durante doce meses hasta la tierra de los hiperbóreos, hasta el extremo norte del mundo conocido, hasta que esta exhausta se detuvo para beber en el río Ladòn, el río que marca el límite con la otra vida, y entonces Hércules arrojó un flecha de su arco y golpeò a la cierva en las patas delanteras entre el tendón y el hueso sin derramar una gota de sangre. La cierva herida, aunque levemente, ya no podía correr rápido y luego Hércules logró capturarla; sin matarla la tomó y, después de ponerla sobre sus hombros, comenzó el viaje de regreso a Arcadia.
Cuando estaba cerca del Templo en Enoe, el héroe encontró a Apolo y Artemisa; la diosa fue desdeñada de veer al animal sagrado como prisoniero y regañó a Hércules, no pudo mantener a sí mismo la cervatilla porque pertenecía sólo a su propia forma descendiente de Apolo. Pero Hércules explicó que estaba obedeciendo una petición del oráculo propio de Apolo; solo entonces Hércules pudo traer la cierva a Euristeus, llevando a cabo así su trabajo



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 16/05/2018)