Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Loa curanderos del Panteón

Loa curanderos del Panteón

En Pilaza de la Rotonda y en las calles cercanas, alrededor del Panteón, los carniceros tenían sus tiendas donde preparaban y vendían carne de cerdo; eran una fraternidad de artesanos ricos e importantes que en 1677, junto con los comerciantes de caza, trufas y pescado, ademàs dieron vida a una universidad donde enseñaron las técnicas y los secretos de su arte.
En su universidad se enseñaba la "mitad medicina" porque desde la Edad Media los carniceros de cerdo y los precianos, además de matar cerdos y salazar la carne, eran curanderos y asì hasta el siglo XVIII los carniceros se encargaron de hacer salsichones y curar las cataratas.
La fama de los carniceros se debió no solo al arte del procesamiento de la carne sino también a su habilidad, también conocida en la antigua Roma, en las operaciones necesarias para una reproducción exitosa de cerdos, a saber, la castración y la extracción de los dientes.
Estas habilidades y las técnicas relacionadas desde la antigüedad se usaron para intervenciones menores como incisión de abscesos o sacar muelas o entablillar algunas fracturas, pero también para intervenciones más "invasivas" como la extirpación de tumores, las intervenciones para la hernia y la catarata y incluso la extirpación de cálculos renales que se realizaron con diferentes técnicas, es decir con el corte (litotomía) o con desmoronamiento (litotricia).
Estos cirujanos empíricos llevaron a cabo operaciones de litotomía, erniotomía, catarata y sangrado para las cuales fueron autorizados por una "licencia de práctica" especial y después de obtener un diploma en su universidad. Muchos se hicieron famosos y solecitados en las cortes de Europa, cierto Scacchi en 1588 operó a la Reina de Inglaterra, Elizabeth I, y fue recompensado con mil escudos de oro.
Desde hace algún tiempo la reina vivió en el miedo de las sombras que caían en sus ojos y sus consejero iban buscando en toda Europa un médico que pudiera hacer la cirurja sobre ella; estaban tratando por quién tenía el conocimiento y las habilidades y el mejor cirujano vivìa en Roma y era Durante Scacchi, el médico personal de Sixto V, el papa católico gran enemigo de la reina.
Se le pidió a Durante Scacchi que operara a la reina, él se sintió halagado, pero tuvo miedo y no queriendo crear un incidente diplomático entre la Curia Romana y la Corte de Inglaterra sugirió que a operar fuera otro cirujano competente y experto, su hermano César Scacchi.
El cirujano se fue a Londres y durante 2 semanas y se reunió con los médicos ingleses que verificaron su preparación y competencia y, finalmente, la operación se llevó a cabo en gran secreto porque no se debìa saber que la reina había corrido el riesgo de ceguera.
Pero estos curanderos también fueron apreciados por otra intervención que hoy nos parece cruel y aterradora: la castración de niños iniciados en la carrera de cantantes solistas y en los coros de las cortes e iglesias y entre los que el más famoso es el coro de voces blancas de la Capilla Sixtina.





de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 25/02/2019)