Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

800 AD - La coronación de Carlomagno


La noche de Navidad del 800 d.C. en Roma nació el Sacro Romano Imperio; en San Pedro, Papa León III coronó a Carlomagno diciendo: "Para Carlos Augusto, coronado por Dios, gran pacífico emperador de los romanos" y la multitud que llenaba la Basílica estalló en exclamaciones de alegría y lo aclamó como el príncipe supremo. Este fue el acto que reforzò el vínculo entre los Francos y el papado pues que ya con Adrian I había reconocido al rey franco como Patricius Romanorum, que es decir el defensor de la Iglesia.

La historia puede ser considerado como uno de los primeros episodios de la confrontación entre el Papado y el Imperio, con la que el Papa trata de ganar una posición de autonomía de la iglesia fuera del control del emperador. Sin embargo, en el año 795 cuando fue elegido León III, las relaciones entre el nuevo Papa y el rey de los francos Carlomagno se configuraron en el nombre de la continuidad política, pero estallaron disturbios en Roma debidos a que los familiares del fallecido Adriano temían perder los cargos y sus privilegios adquiridos.
León III, recién elegido, había enviado las llaves de San Pedro y el estandarte de la ciudad de Roma a Carlomagno; estos dones simbólicos fueron aceptadas por Carlo que, mientras aceptaba el nuevo Papa, estaba preocupado porque sabía León defendià el derecho al poder temporal de la Iglesia. El rey franco envió una carta al Papa para recordarle su misión apostólica, pero también envió a lo largo de parte del despojo de la guerra con los Avaros, que puede ser considerada una cruzada ante litteram.

Con el tesoro recibido por Carlomagno, León III hizo construir en Letrán un salón para las ceremonias no religiosas, conocido como Triclinium Leoninum, y en la ábside de la sala hizo hacer un mosaico que representaba la visión que el Papa tenía de la relación entre el poder espiritual y el poder temporal: en el centro de la cuenca están representados el Cristo con los apóstoles, en la parte izquierda hay Cristo que entrega a San Pedro las llaves y a Constantino la bandera con la cruz, mientras que en la derecha está representado San Pedro dando el palio de obispo a León III y la bandera de la cruz a Carlos. El ábside de Triclinio Leoninum es hoy todavía visible para todos los que pasan por la plaza de San Juan de Letrán en Roma.
Papa León III había sido elegido con el voto de todos los obispos y era de orígenes modestos a diferencia de su predecesor Adriano I, perteneciente a la aristocracia romana y cuyos representantes lo acusaban de ser absolutamente impropios para la tiara papal, como "hombre disoluto".
La oposición al Papa continuó, dentro y fuera de la curia hasta el año 799 cuando se produjo un atentado a León III. El Papa fue atacado por sus oponentes, golpeado y encerrado en el Monasterio de San Erasmo en el Celio del que logró escapar y refugiarse en San Pedro, donde se encontró con el legado de Carlomagno que le ayudó huir a un lugar lejos y seguro, en Padeborn cerca de Carlomagno ...



Para leer el artículo completo suscribirse!



de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 30/04/2016)