Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Calle Alejandrina

Calle  Alejandrina

Una calle llamada por primera“Via Alessandrina “ fue comisionada por el Papa Alejandro VI quien hizo agrandar la antigua Via Recta en el tramo che cruzaba Borgo para el Jubileo de 1500. Casi cincuenta años después, otro papa decidió agrandar la misma carretera en el tramo que corría paralelo al Campo Vaccino y conectaba el Colle Oppio con las laderas de la colina del Quirinal.
La planificación urbana tuvo lugar gracias al cardenal Bonelli, sobrino de Pio V Ghislieri, conocido como el Alejandrino porque era originario de Bosco en la provincia de Alejandría. La intervención fue más necesaria debido a que el área fue frecuentemente invadida por el agua, que mientras en la antigua Roma fue drenada canalizando las aguas que bajaron de las colinas alrededores en la Cloaca Máxima, ya que esta ahora estaba ocluida, solía venir recubierta por el agua de manera que sea llamado "I Pantani" (Los atolladeros) .
El interés del cardenal Bonelli en la planificación urbana no solo estuvo dictado por la necesidad de mejorar la viabilidad de una Roma que estaba recuperando su papel de capital del cristianismo, sino que también tenía una implicación económica, de hecho, el cardenal era el Prior de la Orden de Los Caballeros de Malta que poseían la mayorìa de las tierras en el área en la que, una vez despejada, sería posible construir viviendas cada vez más necesarias en una ciudad donde la población estaba creciendo como la demanda resultante de casas.
La intervención urbana del Cardenal Bonelli involucró la recuperación de toda el área, la Cloaca Maxima se reactivó, de hecho, en el tramo donde cruzaba el Foro de Nerva se reemplazó con un nuevo colector que volvió sobre la sección original pero a una mayor altitud y fue llamado "Chiavicone della Suburra" (Alcantarilla de la Suburra). Después se procedió a un trabajo considerable para llenar las áreas con el fin de obtener una nivelación que permitiera ejecutar una a calle directa desde la basílica de Majencio en el Foro de Trajano por aproximadamente 400 mt. La ruta de la nueva Vía ya había sido estudiada por Antonio de Sangallo el Joven como un enlace directo entre Santa María en Campo Carleo y Torre dei Conti, pero él no pudo llevar a cabo el proyecto porque murió en 1546. El año siguiente, por otro lado, se llevó a cabo el enderezamiento y la extensión del tramo entre la Torre de Conti y el Coliseo.
Dependerá del Cardenal Nepote inaugurar el nuevo camino; Via Alejandrina se abrió en la extensión de Via de Santa Eufemia, a lo largo del camino que unía la iglesia de Santa María en Campo Carleo, la torre de Conti y la Basílica de Majencio, continuando hacia el Coliseo. Alrededor de la nueva carretera se desarrolló el Barrio Alejandrino, donde se construyeron casas modestas y edificios nobles (por ejemplo, el palacete de Flaminio Poncio y el llamado palacio de Sisto IV o de Ghislieri), tiendas artesanales y comerciales como la famosa taberna en el interior de las “Colonnacce", las columnas aún en pie de lo que había sido el pórtico del Foro de Augusto.
La decisión de redescubrir los restos de la antigua Roma decretó la cancelación del distrito Alejandrino. Entre 1924 y 1933, todas las casas del vecindario fueron demolidas, prestando atención para salvar solo la parte de los edificios que remontabaa a la época romana; non se conideraron relevantes las construcciones realizadas después del siglo VI, por lo que se perdió una importante evidencia no solo del barroco romano, sino también de los edificios medievales que se habían instalado en las ruinas del inmenso Foro de Trajano.
Por un giro del destino, el 22 de febrero de 1933, durante la demolición del edificio al numero 101 de Via Alejandrina, un albañil con un pico dejó caer una lámina de hierro que escondía un compartimento en la pared y de ahí comenzaron a caer monedas de oro y joyas. El albañil se llevó el "tesoro" a su casa, pero la noticia pronto se difundiò y el misterio comenzó a desentrañarse.
En aquella casa había vivido desde 1879 hasta 1895 Francesco Martinetti, un anticuario y restaurador romano que tenía su tienda en Plaza Montanara; se le conocía como "Sor Checco", pero también era famoso porque estaba involucrado en falsificaciones y otros asuntos que no estaban del todo claros. Los agricoltures de la campiña romana, cuando encontraban "anticaje e petrelle" (antiguallas y pequeñas piedras)en los campos, se los venderían por un poco de dinero, pero de estas él podía ganar mucho dinero . Era muy rico pero también muy miserable y murió por su avaricia: para evitar gastar el dinero del tranvía, prefería ir a pie, incluso si había un aguacero, y asì se murió de neumonía al hospital.
En la casa, en el hueco oculto permaneció su tesoro: 2529 monedas de la antigua Roma, medievales y más recientes, así como 81 objetos de joyas y gemas, muchos de los cuales eran tesoros de la Colección Ludovisi-Boncompagni que consideraban ahora perdidos. El tesoro de Via Alejandrina fue recuperado por el Gobernador de Roma y ahora se conserva en la Colección Capitolina de Medallas y se identifica como la Colección Martinetti.





de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 20/02/2019)