Login      FOLLOW US ON follow on Facebook follow on Twitter follow on Pinterest follow on Tumblr follow on Google Plus

Batalla de Crémera – 478 a.C.


Tito Livio indica el 18 de julio de 478 a.C. como dies Cremerensis, o el día de la batalla del rìo Cremera. Fue una de las más amargas derrotas de Roma que tuvo que perder la totalidad de la gens Fabia para entender que podría conseguir la regla sólo con la unión de todos sus gens.

La gens Fabia estaba con Rómulo cuando fundó Roma y fue protagonista de la historia de Roma durante más de tres siglos; pertenecieron a la gens Fabia también cónsules de las dos primeras décadas de la República, sino que sería correcto hablar de una familia que dominó Roma en los primeros años de la República.
En Anales de Fastos durante siete años consecutivos, 485-478 aC, un Fabio es uno de los cónsules, de entonces nada más durante 10 años; según los cronistas en 478 a.C. hubo la batalla de Cremera donde casi fue aniquilada la gens Fabia.
Tres hermanos de la gens Fabia, Quinto Fabio Vibulano, Cesone Fabio Vibulano y Marco Fabio Vibulano fueron en rotaciòn uno de cónsules de Roma y no siempre se encontraron en acuerdo con las otras gens en la conducción de la guerra y esto les llevó a una iniciativa que, afortunadamente para Roma, no se repite más.
Al comienzo de la República, Roma estaba en guerra contra todos los pueblos vecinos y en 479, en la guerra contra Veyes, el cónsul Cesone Fabio Vibulano logró salvar su colega Tito Vergilio pero la guerra con Veyes entró en un punto muerto. Ahora Roma, en el mismo período, fue cometida contra los Escuos, contra los Volscos, Sabinos y en contra de la totalidad de Etruria; la comparación con Veyes no se era resolvida y la ciudad era considerada un enemigo "más terco que grave", pero las incursiones constantes quitaban la seguridad en todo el territorio.

Las posesiones de la gens Fabia se hallaban justo en la zona fronteriza con el territorio de Veyes, y probablemente fue el continuo riesgo al que estaban sometidos sus propiedades y las de sus Clientes que llevaron la gens Fabia para hacer una propuesta inusual al Senado de Roma.
En 479 a.C., Cesone Fabio Vibuliano se presentó en el Senado y declarò que los Fabios se habrìan dedicados a la guerra contra Veyes considerada un asunto de familia:

"Vos alia bella curate. Fabios hostes veientibus date."
Ustedes mismos dedicàis a otras guerras, y dejàis los Fabios ser enemigos de Veyes.

La guerra entre Veyes y Fabios no era más que una serie de redadas y salidas, pero también hubo enfrentamientos en el campo abierto, pero no fueron decisivos; así fue que Veyes decidió implementar una estrategia de evitación de la confrontación para derribar en engaño el ejército de Fabios para sentirse superior y por esto temerario.
El ejército de Veyes huyaba y parecía tener miedo de los romanos que estaban cada vez más imprudentes, tan que fueron atrajidos en un valle siguiendo un grupo de enemigos y el ejército de Veyes apareció de repente desde las alturas y les cercò.

Los romanos hicieron un último intento de liberarse de las garras mediante la colocación de las tropas de cuña para romper a través de una de las alas del sitio, por lo que lograron conquistar una colina y desde ese lugar comenzaron a organizar un ataque para salir al campo, pero, a lo largo de la primera fila otra ala de Veyenses rodeò la colina y los romanos no hubieron medio de salir. Todos murieron.
Los cronistas informan que murieron en 306 y permaneció único èl que había quedado en Roma por ser demasiado joven, él comenzaría de nuevo la carrera de Fabios, destinada a ser todavia protagonista en la historia de Roma. El joven que fue salvado, según Tito Livio, era Quinto Fabio Vibulano que será cónsul en 467 a.C..

Tras la derrota de Fabios ningún ejército de Roma se dirigió a la guerra pasando a la derecha de la Puerta Carmental, considerada de mal agüero.
Las ruinasestos de la antigua ciudad etrusca de Veyes, se encuentran cerca de la Aldea de Isola Farnese (Roma), a las afueras de la carretera de circunvalación de Roma, en una amplia meseta rodeada de zanjas de Piordo y Valchetta (antigua Cremera). La ciudad etrusca de Veyes, hoy es un sitio arqueológico que conserva importantes monumentos como el Santuario de Portonaccio, y las tumbas pintadas màs antiguas de Etruria: la Tumba de los Leones Rugientes y la Tumba de los Patos.

Desde el templo de Portonaccio viene también una de las obras maestras del arte etrusco conocido como Apolo de Veyes: es una estatua de terracota pintada, de tamaño mayor que el natural, pintado, que había puesta como acrotero (elemento decorativo) del frontón del templo.





de M.L. ©ALL RIGHTS RESERVED (Ed 1.0 - 29/07/2015)